Medicinas durante el embarazo 

Paquetes de variadas pastillas

Como norma general hay que evitar cualquier medicamento, incluso aquellos dichos naturales, como determinadas hierbas, durante el embarazo, sin consultar con su médico. Una mujer que esté embarazada o planee estarlo debe ser consciente del riesgo que pueden tener los medicamentos que esté tomando. El poder de dañar al feto (el poder teratógeno dicho técnicamente) depende de varios factores:

  • La cantidad y la propia naturaleza del fármaco es esencial (hay medicamentos más tóxicos que otros).
  • La etapa del embarazo en que la mujer esté tomando el medicamento.
  • Cuanto tiempo estará actuando el fármaco sobre el feto.

Médico haciendo una receta médicaSin duda, la etapa durante la cual el feto es más sensible a la acción de los medicamentos que esté tomando la madre, es el primer trimestre. Durante esta fase es cuando la mayoría de los órganos comienzan su formación, y cuando el efecto del fármaco puede afectarles en mayor medida. No obstante, durante el resto del embarazo también persiste el riesgo de efectos teratógenos. Hay que pensar que, por ejemplo, el cerebro del feto no va a dejar de desarrollarse durante todo el embarazo, y los fármacos que actúan sobre él (opiáceos, benzodiacepinas...) pueden causar daño al niño incluso en las últimas etapas del embarazo.

Algunos medicamentos son particularmente dañinos durante las primeras semanas del embarazo. Entre ellos se encuentran:

  • Un medicamento que se utiliza para el acné, la isotretinoina.
  • Medicamentos para la psoriasis etretinato y acitretina. Estas drogas pueden ser nocivas incluso si se toman hasta tres años antes del embarazo. Esto demuestra por qué es importante consultar a un médico antes de quedar embarazada.
  • La desgraciadamente conocida talidomida, utilizada para tratar el mieloma múltiple y ciertas complicaciones del SIDA y la lepra.
  • Otros medicamentos son especialmente nocivos si se toman después de los primeros meses del embarazo. Incluso algunos medicamentos de venta sin receta pueden suponer un riesgo, aunque por lo general pequeño. Por ejemplo, si una mujer toma aspirina poco antes del día del nacimiento del bebé, puede aumentar el riesgo de hemorragia excesiva tanto para la madre como para el bebé.

Embarazadas con enfermedades crónicas

Pastillas redondas de color blanco

Alguna mujer podría plantearse la supresión total de la medicación durante el embarazo. Esta postura podría traer graves consecuencias, tanto para el niño como para la madre, especialmente en aquellas mujeres que tengan necesidad de tomar alguna medicación de forma crónica. Hay que sopesar la relación riesgo-beneficio antes de decidir que medicación tomar durante el embarazo, y eso sólo lo puede realizar un especialista, después de estudiar pormenorizadamente cada caso. En la mayoría de los casos, especialmente en el caso de medicamentos crónicos como los empleados para la diabetes o la epilepsia, se puede llevar a termino el embarazo sin ningún riesgo, sin más que incrementar los controles que se suelen realizar a la futura madre (analíticas, ecografías)

Seguridad de los medicamentos: significados de la categoría de la Teratogenia de la F.D.A

Por supuesto que existe gran cantidad de estudios sobre la seguridad de numerosos fármacos durante el embarazo, y en qué circunstancias el riesgo de utilizarlos superaría los beneficios que pudieran producir. El analizar y agrupar todos estos estudios han permitido realizar diversas clasificaciones de medicamentos según el riesgo para el feto. Una de las más extendidas es la realizada por la famosa F.D.A. norteamericana (Food and Drug Administration), que es la encargada de la autorización y seguimiento de los medicamentos en Estados Unidos. Esta clasificación agrupa a los medicamentos en cinco categorías:

  • Categoría A: La realización de estudios controlados en la mujer gestante no demuestran riesgos teratógenos para el feto en ningún trimestre.
  • Categoría B: Estudios en animales no han demostrado efectos adversos pero no existen estudios adecuados en la mujer embarazada, o pueden causar problemas en animales de experimentación, pero no se han detectado en la mujer embarazada.
  • Categoría C: Estudios en animales han demostrado efectos teratógenos, pero no se han ensayado en la mujer embarazada, o no se han realizado estudios en animales o en la mujer embarazada.
  • Categoría D: Hay estudios que demuestran un efecto teratógeno. Sólo deben emplearse en situaciones puntuales en que el riesgo compense el posible beneficio.
  • Categoría X: Efectos teratógenos manifiestos. Los riesgos superan claramente cualquier posible beneficio. La utilización de estos fármacos está claramente contraindicado durante el embarazo.

Índice de la guía

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE