Trastorno bipolar 

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

Se caracteriza por elevaciones y descensos del estado de ánimo de carácter patológico, es decir, no se trata de cambios de humor normales como los que experimenta todo el mundo en función de los acontecimientos de la vida, sino de la alternancia de episodios depresivos (iguales a los descritos en apartado anterior de la depresión), con otros episodios de euforia exagerada (manía o episodios maníacos). Estos episodios pueden variar en intensidad y en gravedad; los episodios de euforia pueden variar desde la hipomanía (la forma menos intensa) hasta la manía con síntomas psicóticos (la forma más grave).

Estos episodios maníacos, en general, se caracterizan por ánimo eufórico, que se experimenta como una vivencia de ser capaz de todo y, frecuentemente, irritabilidad cuando a la persona que lo sufre se le lleva la contraria o cuando se le intenta contener en sus ideas extravagantes o comportamientos inadecuados. Generalmente la persona que sufre un episodio maníaco puede derrochar todo su dinero y el de su familia o incluso comprar sin dinero todo tipo de bienes que le son innecesarios; puede comenzar un montón de aficiones para abandonarlas al poco de empezar; puede vestir de manera estrafalaria; los hábitos alimentarios se pueden volver caprichosos; y disminuyen las necesidades de sueño de modo que puede, por ejemplo, empezar actividades domésticas incesantes de madrugada que alteran el descanso familiar.

La persona que sufre un episodio maníaco, en general, se siente especialmente energética, puede sentir que tiene poderes especiales y llegar, en algunos casos, a desarrollar síntomas psicóticos como delirios de carácter megalomaníaco (la persona cree ser alguien importante o famoso) o erotomaníacos (cree ser sexualmente irresistible o que la gente se enamora perdidamente de él). El comportamiento desinhibido puede llevar al paciente a tener relaciones sexuales de riesgo sin protección, con el consiguiente riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados. Hasta en los casos más leves (que se llaman de hipomanía), en los que el paciente puede parecer en un primer momento divertido, agradable y gracioso, se pone de manifiesto el carácter inadecuado y automático de estos comportamientos, que llevan pronto a la exasperación a la gente de su entorno social.

¿Qué tipos de trastornos bipolares hay?

Hay varios tipos de trastorno bipolar.

  • En el Tipo I se alternan episodios depresivos graves con episodios maníacos graves.
  • En el Tipo II los episodios depresivos se alternan con otros de hipomanía. El resto de los tipos son más raros. Cuando una persona sufre cuatro o más ciclos al año de depresión y/o hipomanía o manía, se considera que es un ciclador rápido. Diversos antidepresivos pueden hacer que un paciente deprimido entre en fase maníaca, o que un paciente con trastorno bipolar pase a ser un ciclador rápido. En el extremo más leve del trastorno bipolar se encuentra la ciclotimia, en el que la persona alterna durante toda la vida ciclos de buen y mal humor sin llegar a las características de depresión mayor ni de manía (sería el equivalente de la distimia en los trastornos depresivos).

¿Qué sabemos del origen del trastorno bipolar?

El origen es del todo orgánico. No sabemos a ciencia cierta todos los componentes biológicos del trastorno, parece claro que uno de los problemas implicados es el mal aprovechamiento de los neurotransmisores cerebrales (serotonina y dopamina). Se comprueba la organicidad por la existencia de patrones genéticos de herencia.

Las exploraciones de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética) no muestran alteraciones. En cambio sí aparecen en la prueba llamada TEP (Tomografía por Emisión de Positrones), si bien los hallazgos no añaden información para el tratamiento. Solamente se emplea con fines de investigación.

¿Cómo hacemos el diagnóstico de un trastorno afectivo bipolar?

El diagnóstico se hace por criterios clínicos. Es decir: se ha de comprobar si la persona presenta los síntomas que antes hemos definido, tanto para los episodios depresivos como los maníacos o hipomaníacos. La existencia de un solo episodio de exaltación es suficiente para diagnosticar un trastorno bipolar.

¿Se puede confundir con otras enfermedades? (Diagnóstico diferencial)

Si nos encontramos con un episodio maniaco, y no hay antecedentes claros de depresión, las fases de exaltación se parecen, a veces, a un trastorno psicótico como la esquizofrenia. Ayuda al diagnóstico la existencia de exaltación, euforia y, sobre todo, alteraciones importantes del sueño.

A lo largo de la enfermedad, es muy esclarecedor. El tratamiento de un cuadro maníaco y de un brote psicótico como la esquizofrenia pueden ser parecidos, pero los episodios maniacos suelen curar sin demasiadas secuelas.

Es importante dar con el diagnóstico ya que el trastorno bipolar tiene tratamiento preventivo que puede llegar a ser muy eficaz.

Los trastornos mentales a descartar son:

  • Trastornos del estado de ánimo inducidos por sustancias. Anfetaminas, cocaína y estimulantes en general.
  • Inducción de la manía por un tratamiento antidepresivo. Si desaparece por completo al reducir la medicación antidepresiva se diagnostica como inducido por sustancias (antidepresivos).
  • Inducción por el tratamiento electroconvulsivante (ECT, TEC, electroshock, electrochoque). Es muy raro, pero posible.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) especialmente si el niño presenta, al mismo tiempo, síntomas depresivos, lo que puede plantear dudas con un episodio mixto).

Los trastornos orgánicos que deben ser evaluados ante la sospecha de un trastorno bipolar, son:

  • Esclerosis múltiple, con afectación del lóbulo frontal.
  • Tumores cerebrales.
  • Enfermedad de Cushing (por exceso de actividad de las glándulas suprarrenales, o por haber tomado un exceso de corticoides).
  • Demencias que cursan con frontalización (enfermedad de Pick, por ejemplo).
  • Ingestión de sustancias o drogas de abuso capaces de inducir estados parecidos a los maníacos (cocaína, anfetaminas, etc...).
  • Hipertiroidismo.

¿Qué enfermedades se presentan junto con el trastorno afectivo bipolar?

Es muy frecuente que las personas con trastorno bipolar presenten otras enfermedades psiquiátricas.

Es reiterada la asociación con trastornos por dependencia o por abuso de sustancias, o con trastornos inducidos por ellas. Es posibleque se asocien trastornos de la personalidad o dificultades para el control de los impulsos. A veces es difícil discernir si los síntomas corresponden a un trastorno de personalidad o a un episodio maníaco. Lo importante, en estos casos, es tratarlos como si de síntomas maníacos se tratase.

También son frecuentes los episodios de ludopatía (juego patológico) y comportamientos antisociales.

¿Qué tipo de tratamiento hay?

El trastorno bipolar tiene tratamiento eficaz, con los llamados estabilizadores del ánimo, de los cuales las sales de litio (descargar documento PDF sobre el litio) son los más conocidos. El litio es un elemento que se encuentra en muy poca cantidad en el cuerpo humano. Hace ya varias décadas se descubrió accidentalmente que controlaba el trastorno bipolar. No es raro el malentendido popular de que lo que sucede en el trastorno bipolar es a falta de litio, pero no es así; nadie tiene litio en el cuerpo en cantidad suficiente para ser detectado a no ser que se le dé como tratamiento. El litio en cantidad excesiva es muy tóxico; se determinan por ello los niveles periódicamente, para comprobar que están dentro del límite eficaz y poco peligroso (aunque como todos los fármacos, aun dentro de los niveles terapéuticos tiene efectos secundarios).

Además del litio hay otros estabilizadores del ánimo. Son, todos ellos, fármacos que se utilizan para el tratamiento de la epilepsia (excepto un antagonista del calcio que se emplea como antihipertensivo y para el corazón), algunos de ellos desde hace mucho tiempo. En el momento de iniciar el tratamiento, si el individuo está en plena fase maníaca, se emplean también neurolépticos, que son fármacos para el tratamiento de las psicosis (se usan para tratar alucinaciones y delirios en la fase maníaca).

¿Hay riesgo durante el embarazo, en el trastorno afectivo bipolar?

El litio se considera un medicamento peligroso durante el embarazo. Los demás eutimizantes deben utilizarse bajo precauciones y controles estrictos (ecografías rigurosas, detalladas y frecuentes). En cambio no se han descrito problemas significativos con los antidepresivos.

¿Hay que hacer psicoterapia en el paciente con trastorno afectivo bipolar?

El trastorno afectivo bipolar es una enfermedad "poco psicológica" en cuanto a su origen. Se ha comentado que es muy orgánica. El principal tratamiento debe ser el biológico: los medicamentos en las proporciones adecuadas.

Es muy importante la pedagogía. El paciente y sus familiares deben ser aleccionados acerca de las características de la enfermedad, de su tratamiento, de la importancia de seguir las pautas para cada caso, de las limitaciones que impone la enfermedad, distintas en según qué fase.

Todos deben estar muy mentalizados acerca de la necesidad de mantener la medicación, aún cuando la persona se encuentre perfectamente bien. En pocas enfermedades como en el trastorno afectivo bipolar es importante no dejar la medicación aunque uno se encuentre perfectamente bien.

¿Sirven las asociaciones y los grupos de autoayuda?

Para el paciente y para sus familiares, son excelentes medios de apoyo. En ellas se organizan cursillos, charlas, actividades, sesiones de grupo, asesoramiento individual, etc...

El paciente puede comprobar que no es un caso único, y tambien puede compartir experiencias con otras personas que sufren sus mismas dificultades, y en cuanto a los familiares, encuentran explicaciones adecuadas para resolver problemas cotidianos, y se benefician de las experiencias que otras personas, con similares inconvenientes, han empleado para resolverlos.

Recursos

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE