Sinusitis 

¿Sinusitis o catarro?

La sinusitis se puede confundir fácilmente con un resfriado que se prolonga en el tiempo. Sin embargo, la presencia de nuevos síntomas y la acentuación de los ya experimentados son pistas para un diagnóstico acertado.

La persona que sufre esta enfermedad presenta los siguientes síntomas:

  • Mucosidad nasal espesa amarillenta o verdosa por nariz o garganta.
  • Garganta irritada.
  • Sensibilidad facial.
  • Malestar general.
  • Presión o dolor en zona de cara, mejillas, ojos.
  • Dolor de cabeza situado en la frente, que suele empeorar empeorar con los movimientos de la cabeza, sobre todo al inclinarse hacia delante.
  • Mal aliento.
  • Congestión y obstrucción nasal.
  • Goteo continuado por nariz.
  • Sensación de resfriado continuado.
  • Cansancio.

Ocasionalmente pueden aparecer otros síntomas como:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Tos.
  • Dolor de muelas.

¿En qué consiste?

Tiene varios nombres asociados: infección sinusal, infección de los senos paranasales. Todos ellos hacen referencia a la infección de unas cavidades cargadas de aire que se encuentran alrededor de las mejillas, cejas, frente y ojos. Estos espacios pueden inflamarse por acción de un virus o una bacteria o como consecuencia de haber padecido un resfriado.

Los senos paranasales son los encargados de la fabricación de moco cuya función consiste en purificar el aire que se respira. Si los senos se bloquean, la ventilación falla y la persona sentirá una sensación de malestar. El organismo responde aumentando la producción de moco pero éste bloqueará aún más unos senos que tenderán a inflamarse y por lo tanto a obstruirse.

La sinusitis es una enfermedad común que sufren cada año más de más de 30 millones de personas y provoca numerosas bajas laborales. Puede ser aguda (cuando los síntomas que la identifican tienen una duración entre 2 y 8 semanas) o crónica (los síntomas persisten más de 3 meses).

¿Qué factores favorecen la aparición de sinusitis?

Cualquier condición que bloquee el flujo de los senos paranasales:

  • Ambientes cargados de humo.
  • Asma.
  • Abuso de descongestionantes nasales.
  • Problemas en el tabique nasal.
  • Cuerpo extraños en la nariz.
  • Nadar o bucear con mucha frecuencia.
  • Contaminación ambiental.
  • Fracturas o heridas en los huesos de la nariz.
  • Infecciones en la dentadura.
  • Paladar abierto.
  • Amigdalitis.

¿Qué medidas podemos adoptar si tenemos sinusitis?

Pueden resultar muy beneficiosas las siguientes medidas:

  • Es aconsejable que el enfermo beba muchos líquidos e incluso aspire líquidos calientes. Estas medidas además de hidratar ayudarán a diluir la mucosa y a reducir la congestión.
  • Las dificultades para respirar correctamente provocan cansancio y fatiga. El descanso correcto es fundamental. Dormir de lado ayuda a respirar mejor; humidificar el aire, también.
  • Los paños o toallas humedecidas aplicadas a la zona congestionada son aconsejables para reducir las dificultades para respirar.
  • Se recomienda respirar vahos con descongestionantes varias veces al día.
  • Ducha nasal. Este método consiste en aspirar agua con sal por la nariz para luego expulsarla. Esta acción se repetirá varias veces. Con ello se consigue limpiar las cavidades nasales, expulsar mucosidad y facilitar la respiración.
  • Inicialmente los descongestionantes nasales pueden ayudar a facilitar la respiración pero su uso prolongado en el tiempo produce el efecto contrario.
  • Evitar cambios acentuados de temperatura.
  • El uso de pañuelos desechables ayudará a evitar la irritación de la zona de la nariz.
  • La ingestión de frutas y verduras ayudan al cuerpo a resistirse a las infecciones.

¿Qué nos recomendará el médico?

La consulta al médico será necesaria antes de administrarse uno mismo medicamentos que pueden estar indicados para unos casos y no para otros.

El médico, tras el análisis de los síntomas, el estudio del historial clínico y un estudio físico que conlleva percusión en el área afectada y estudio de la iluminación de las cavidades nasales, podrá establecer el diagnóstico definitivo de sinusitis. Asimismo, podrá solicitar que el paciente se someta a otras pruebas que pueden consistir en una radiografía o tomografía computarizada de las cavidades nasales o cultivos del material de nariz.

La sinusitis será tratada con medicamentos para reducir la inflamación de los senos nasales. En casos extremosse podrá proceder quirúrgicamente para evacuar y limpiar la zona afectada. Se trata de una operación menor llevada a cabo con anestesia local.

¿Cómo se trata la sinusitis?

El tratamiento médico que se seguirá vendrá determinado por un profesional sanitario. Puede consistir en:

  • Descongestionantes o mucolíticos: serán útiles inicialmente pero se desaconseja su uso a partir del 3 día.
  • Para el dolor podrá utilizarse acetaminofén o ibuprofeno.
  • Aerosoles nasales de esteroides.
  • Antibióticos: orientados a curar la infección que provoca la inflamación de las fosas nasales. Serán diferentes dependiendo de la bacteria causante de la enfermedad.
  • La cirugía está indicada en pacientes que presenten procesos recurrentes aun habiéndose sometido a tratamiento médico continuado. Será necesaria la opinión de un otorrinolaringólogo. En pacientes que presenten problemas de tabique o pólipos, la técnica quirúrgica será la más idónea para tratar de acabar definitivamente con el problema.
  • Si hay alergias asociadas será necesario tratarlas adecuadamente con antihistamínicos.

Sinusitis aguda o sinusitis crónica

La clasificación más común distingue entre sinusitis aguda y sinusitis crónica. Una clasificación más amplia sería la siguiente:

  • Sinusitis aguda: los síntomas suelen durar entre 7 días y 4 semanas, desapareciendo totalmente al finalizar este periodo de tiempo.
  • Sinusitis subaguda: los síntomas persisten entre 4 y 8 semanas.
  • Sinusitis crónica: los síntomas se prolongan durante 3 meses o más.
  • Sinusitis crónica recurrente: sinusitis aguda más de 4 veces por año.

La sinusitis crónica requiere un tratamiento prolongado en el tiempo pero tiene curación. Es menos común que la aguda pero más molesta. Los pacientes con sinusitis crónica muestran secreción (moco amarillo y espeso que presenta mal olor), trastornos del olfato, nariz taponada y cefaleas. Ocasionalmente aparece tos, mal aliento, escurrimiento o sangrado nasal.

Página creada:02/08/2007

Última actualización:10/05/2013

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE