Tendinitis 

 

Definición

Por tendinitis se entiende la inflamación, irritación e hinchazón de un tendón. Los tendones son tejido fibroso que unen los músculos a los huesos y permiten el movimiento de las articulaciones. Normalmente al hablar de tendinitis estamos hablando de inflamaciones leves que causan un dolor moderado. Cuando la inflamación es más severa se producen desgarros, el dolor se intensifica y se presentarán problemas para el movimiento de la zona afectada. En casos muy graves puede romperse el tendón.

Es una enfermedad de una frecuencia elevada en nuestro medio, y supone una de las principales causas de consulta en  los centros de asistencia sanitaria.

Términos relacionados

Los tendones están recubiertos por una cubierta delgada y lisa. Esta cubierta se llama peritendón y cuando se inflama produce peritendinitis.

La degeneración del tendón se denomina tendinosis.

Por tenosinovitis se entiende la tendinitis unida a la inflamación de la vaina protectora que recubre el tendón (llamada vaina sinovial).

La tendinitis de deQuervain es una condición que se genera por irritación e inflamación de los tendones que se encuentran en el borde del pulgar de la muñeca.

Tendinitis aquílea. Irritación del tendón de Aquiles (el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla al talón).

Tendinitis del manguito de los rotadores: inflamación de los tendones del hombro.

Tendinitis del ratón de ordenador: tendinitis causada por el uso del ratón del ordenador. (La legislación de Dinamarca ya considera la tendinitis de ratón como enfermedad laboral y países de la Unión Europea estudian el tema).

Subir

Causas

Son diversos los factores causantes de este mal, aunque casi siempre aparecen asociados a factores mecánicos como un uso abusivo del tendón, a una lesión traumática o a la pérdida de las elasticidad como consecuencia de la edad.

Practicar desproporcionadamente un deporte, soportar un trabajo físico excesivo o un desgaste crónico como las labores del hogar, pueden ser el origen de esta inflamación.  Al mismo tiempo iniciar una actividad física después de un periodo de sedentarismo, si no se realiza de forma gradual y con un programa establecido llevará con más facilidad a sufrir el problema.

Otras causas que podrían provocar la inflamación son:

  • artritis en las articulaciones

  • si se realizan movimientos repetitivos excesivos.

  • posturas indebidas o incorrectas. Las técnicas deportivas ejercidas de forma errónea conducen a sobrecargas.

  • otras enfermedades como AR, Gota, psoriasis, hipertiroidismo

  • obesidad

  • problemas de movilidad y flexibilidad

Casi todos los tendones del cuerpo pueden sufrir esta inflamación. Sin embargo solamente afecta a una parte del cuerpo a la vez. La tendinitis se localiza con mayor frecuencia en hombros (conocida como “Hombro de nadador”; “Hombro de lanzador”; “Síndrome de pinzamiento del hombro”), codos (codo de tenista, codo del golfista) y rodillas (tendinitis rotuliana o rodilla del saltador), Pero suele ser habitual también en los talones, (tendinitis aquílea), caderas y muñecas.

Subir

Síntomas

La tendinitis produce dolor a lo largo del tendón afectado, que se acentúa  con los movimientos de la articulación afectada y puede acompañarse de inflamación local y disminución de la movilidad articular.

Es muy común entre los afectados por esta enfermedad que el dolor aparezca en la noche.

Subir

Diagnóstico

El diagnóstico de tendinitis se establece generalmente mediante la exploración física y la descripción de los síntomas relatados por el paciente, siendo de especial interés las características del dolor y el modo de aparición

La radiografía simple no resulta útil para el diagnóstico ya que los tendones no pueden apreciarse el tendón en la imagen. Otras pruebas de imagen, como la resonancia magnética o la ecográfia son raras veces necesarias para estos casos, y pueden ser útiles para determinar el alcance de la lesión.

Subir

Prevención

Siempre es aconsejable prevenir para evitar la enfermedad y este caso no es una excepción. Evitar abusos en los movimientos, corregir posturas o costumbres indebidas, esfuerzos innecesarios... Toda persona debe ser consciente de que puede ser un candidato a sufrir tendinitis.

Prevención tendinitis de los hombros

Siempre que sea posible se han de evitar:

  • esfuerzos continuados, sobrecargar los hombros, soportar pesos.

  • posturas incorrectas

  • movimientos repetitivos del hombro durante mucho tiempo

  • evitar que los brazos estén por encima de la cabeza durante largos periodos de tiempo.

Siempre que sea posible deberá descansar entre actividad y actividad. Se recomienda hacer ejercicios encaminados a conseguir una mayor musculatura en el hombro.

Repetir asiduamente ciertos ejercicios sencillos de hombros:

  • sentados en una silla y con los pies apoyados en el suelo.

  • espalda relajada, erguida y sin apoyo.

  • brazos relajados.

  • Hacer círculos con los hombros, alternando atrás y adelante. También subir y bajar los hombros.

Prevención tendinitis de los codos

A continuación se enumeran una serie de medidas para evitar que la tendinitis pueda afectar a los codos:

  • Evitar recarga peso sobre esta parte del cuerpo.

  • No empuñar las cosas con excesiva fuerza

  • Evitar movimientos machacones de manos y dedos

  • Utilizar protección sobre el codo

  • Hacer reposo entre actividad y actividad con el fin de descasar el codo

  • Fortalecer gradualmente los músculos de alrededor del codo y mantener un buen tono muscular y una buena flexibilidad

Prevención tendinitis en muñecas y manos

  • relajar las zonas en tensión

  • evite movimientos reiterados de estas zonas

  • descanse las zonas afectadas

  • cuando deba cargar o coger algo, hágalo con todo el brazo, no use solamente la muñeca (las palmas deben estar abiertas y planas)

  • no apriete con fuerza los objetos que sostenga con sus manos.

  • cuando la actividad debe repetirse multitud de ocasiones, acostúmbrese de forma gradual. También es conveniente realizar ejercicio de calentamiento antes de iniciar la actividad.

  • Realizar asiduamente una serie de ejercicios muy sencillos que no llevan mucho tiempo.

Prevención tendinitis de rodillas

  • Correr, saltar, o parar y arrancar bruscamente, o golpes en la rodilla pueden provocar la aparición de este tipo de tendinitis.  Evite estas situaciones en la medida en que le sea posible; si tiene que realizarlos debido a su trabajo haga ejercicio de calentamiento y estiramiento.

  • En sus giros tuerza el cuerpo entero y no solo la cintura.

  • no permanezca durante mucho tiempo sentado y sin actividad. Caminar le ayudará a evitar el dolor.

Prevención tendinitis de Caderas

Una postura adecuada tanto al permanecer sentado como tumbado será fundamental en la tarea de evitar la tendinitis.

  • Cuando deba levantar una carga, doble las rodillas y no la espalda.

  • Evite correr sobre superficies que sean desiguales en altura y no homogenéas.

  • Calentamiento y estiramientos de cadera, espalda y muslos.

  • Usar protectores si fuera necesario.

  • Prevención tendinitis de Pies y tobillos

  • Será fundamental contar con un calzado adecuado y  cómodo que aporte sujeción a los tobillos.

  • Caminar por superficies alisadas.

Para las extremidades inferiores se recomiendan también una serie de ejercicios que pueden ser consultados en la página http://www.ergosistema.com/ejercicios/inferior.ht

Subir

Tratamiento

El tratamiento dependerá del grado que haya alcanzado la enfermedad, del tendón afectado y el tiempo transcurrido hasta la aplicación de las primeras medidas de curación. El objetivo será la desaparición del dolor y de la inflamación.

Hay distintos tratamientos que tratan de curar la tendinitis:

  • Aplicar frío-Calor. La terapia con hielo se aconseja en las primeras fases de la enfermedad, mientras que la terapia con calor produce más beneficios después de varios días de dolor. Simplemente se trata de aplicar compresas frías o calor mediante bolsas de agua o toallas calientes sobre las partes afectadas.

  • En determinados casos se optará por inmovilizar el tendón, bien mediante vendajes (vendajes elásticos compresivos) o aparatos ortopédicos. Si la inflamación está producida por uso excesivo de la zona afectada se recurrirá al reposo o a evitar ciertas actividades que agraven el problema. Evitar la actividad durante cierto tiempo y descansar son consejos útiles que le dará su médico.

  • Medicamentos: en principio se optará por medicamentos que reduzcan la inflamación y el dolor. Se recomendarán Fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), aunque publicaciones recientes no creen en la eficacia de estos fármacos para el tratamiento de la tendinitis. (Ver noticia)

  • Terapia física: El fisioterapeuta podrá ofrecerle terapia a base de ultrasonido, masajes musculares, ejercicios personalizados, hidroterapia.

  • Glucocorticoides: Se usan en el caso de que los AINEs no diesen los resultados previstos. Se aplican en inyecciones locales.

  • Resulta inusual acudir a la cirugía para resolver un problema de tendinitis.

Posteriormente a la recuperación, el objetivo será evitar recaídas y prevenir la aparición de nuevas lesiones. Se recomendará por parte del médico o fisioterapeuta ejercicios encaminados a fortalecer los músculos que rodean al tendón afectado para evitar que la dolencia pueda convertirse en crónica.

Consejos dietéticos

Una alimentación rica en vegetales y legumbres y el consumo de  alimentos que contengan magnesio y silicio fortalecerán, con seguridad, músculos y tendones. Contienen magnesio en alto grado las ensaladas y los frutos secos. El silicio lo encontramos en los cereales y aguas minerales.

La piña es un alimento altamente recomendado para pacientes que sufren de tendinitis. Posee una sustancia llamada bromelina que tiene propiedades antiinflamatorias y diuréticas y es aconsejada en casos de retención de líquidos.

SubirVolver a Enfermedades endémicas

Página creada:03/09/2007

Última actualización:26/01/2009

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE