Guía del embarazo 

Mujer embarazada El embarazo se entiende; como el proceso posterior a la fecundación del óvulo por el espermatozoide, hasta el momento del parto. Se considera que la gestación o embarazo comienza inmediatamente una vez que el óvulo es fecundado y este se implanta en la matriz. 

Antes de quedarse embarazada es recomendable que la mujer se realice un examen completo para descartar la presencia de alguna enfermedad. Se ha demostrado que lo importante para la evolución favorable del embarazo no es la edad de la madre, sino su estado de salud preexistente al embarazo. En general, a medida que avanza la edad tanto el hombre como la mujer tienen más posibilidad de presentar enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión arterial, las cuales pueden repercutir de manera negativa en el embarazo. Por otro lado, se ha demostrado que las mujeres después de los 35 años tienen más posibilidades de desarrollar alguna de estas enfermedades durante su gestación. Esto demuestra lo importante de un control prenatal temprano y adecuado, para realizar un diagnóstico precoz y prevenir complicaciones en el embarazo.

La mayoría de las mujeres de más de 35 años tiene embarazos y bebés saludables. Sin embargo, los estudios más recientes sugieren que las mujeres que posponen su maternidad están expuestas a algunos riesgos especiales. Los avances de la medicina han ayudado a las mujeres de entre 35 y 50 años a tener embarazos con menos riesgos que en el pasado. A pesar de esto, es necesario que las mujeres conozcan los riesgos relacionados con los embarazos a esta edad para estar informadas al decidir cuál es el mejor momento para comenzar a formar una familia.

Edad y Problemas Congénitos

El riesgo de dar a luz un niño con ciertos trastornos cromosómicos incrementa con la edad de la mujer. El trastorno más común es el síndrome de Down, una combinación de retraso mental y anomalías físicas causada por la presencia de un cromosoma 21 adicional (los seres humanos tienen 23 pares de cromosomas).A los 25 años, una mujer tiene una probabilidad entre 1.250 de tener un bebé con síndrome de Down; a los 30 años, una entre 952; a los 35, una entre 378; a los 40, una entre 106 y a los 45 una entre 30. La mayoría de los doctores ofrece a las mujeres embarazadas de 35 años o más la opción de realizarse una prueba prenatal (amniocentesis o la muestra del villus coriónico) para determinar si el feto tiene el síndrome de Down o alguna otra anomalía cromosómica. Alrededor del 95 por ciento de las mujeres que se someten a esta prueba prenatal reciben la buena noticia de que su bebé no tiene ninguno de estos trastornos. Si la prueba prenatal no determina que existen estos defectos y la madre se encuentra sana, el bebé tiene el mismo riesgo de tener defectos de nacimiento que si la madre tuviera entre 20 y 30 años de edad.

Embarazo y Problemas de Salud

Antes de intentar concebir, y sin importar su edad, toda mujer debe consultar a su doctor. Una visita al médico antes de concebir ayuda a asegurar que la mujer se encuentra en el mejor estado posible para hacerlo. La visita al médico es especialmente importante cuando una mujer tiene un problema de salud crónico, como diabetes o hipertensión arterial.

Estas condiciones, que son mucho más frecuentes entre las mujeres de entre 35 y 50 años de edad, hacen que un embarazo sea de riesgo tanto para la madre como para el bebé. Por ello es importante un buen control médico desde antes de quedarse Óvulo fecundadoembarazada, para que el embarazo llegue al final con un riesgo mínimo.

En las mujeres de más de 35 años, es más frecuente que se diagnostiquen por primera vez, una diabetes o una hipertensión, durante el embarazo. En diversos estudios se ha visto que las mujeres de más de 40 años, tienen hasta tres veces más posibilidades de desarrollar una diabetes y casi el doble de probabilidad de tener hipertensión arterial durante su primer embarazo.

Consejos generales para cualquier mujer embarazada

En la actualidad, las mujeres de entre 35 y 50 años que han retrasado su maternidad se encuentran generalmente en excelente estado de salud, por lo que pueden esperar tener embarazos saludables.

Durante el examen de preparación para el embarazo, la mujer se somete a una serie de pruebas de diagnóstico para detectar la presencia de cualquier infección, enfermedad de transmisión sexual u otros riesgos para la salud. Las condiciones existentes pueden tratarse. Mediante un análisis de sangre es posible determinar el grado de inmunidad de la mujer contra ciertas infecciones, como por ejemplo:

  • Rubéola: Cuando la mujer no es inmune a esta enfermedad puede vacunarse antes de quedar embarazada, aunque luego debe posponer la concepción durante tres meses.
  • Toxoplasmosis: Algunos médicos realizan pruebas para determinar la inmunidad existente contra esta infección parasítica leve que puede perjudicar al feto. A menos que la mujer sepa que es inmune, se le recomienda no comer carnes poco cocidas ni crudas ni exponerse al contacto con la materia fecal ni la arena higiénica del gato.
  • Hepatitis B: Los bebés no tratados de madres infectadas tienen aproximadamente un 50 por ciento de probabilidades de contraer el virus. Por lo general, la vacunación y el tratamiento inmediatos después del nacimiento pueden evitar la infección del bebé. No obstante, se recomienda a las mujeres de alto riesgo (por ejemplo aquellas que trabajan en la atención de la salud) vacunarse antes del embarazo.
  • Varicela: Las mujeres que no son inmunes pueden vacunarse antes del embarazo. La concepción debe posponerse durante tres meses.
  • Otras infecciones: Mediante pruebas diagnósticas puede determinarse si una mujer padece infecciones vaginales o del tracto urinario que puedan aumentar el riesgo de un parto prematuro.

Una mujer comiendo fruta variada en una copa de cristalDe todos modos, además de las consideraciones especiales que deben tenerse en cuenta al quedar embarazada después de los 35 años, es importante recordar los riesgos que implica tener un bebé para cualquier mujer. Es particularmente importante para las mujeres de más de 35 años seguir las reglas básicas para un embarazo saludable:

  • Tomar una multivitamina con 400 microgramos del ácido fólico del complejo de vitaminas B diariamente antes y durante la primera etapa del embarazo para ayudar a prevenir ciertos defectos de nacimiento del cerebro y médula espinal. (Esto atañe a todas las mujeres en edad de tener hijos.);
  • Comer una dieta saludable, incluidos alimentos ricos en ácido fólico como cereales fortificados para el desayuno, jugo de naranja y verduras de hoja verde, y lograr el peso adecuado para la altura antes de la concepción.
  • Someterse a un chequeo médico antes del embarazo y recibir cuidados prenatales durante el embarazo y de manera regular.
  • No consumir bebidas alcohólicas como licores, cerveza o vinos durante el embarazo.
  • No fumar durante el embarazo.
  • No utilizar drogas ni medicamentos, a menos que así lo recomiende un médico que sepa que está embarazada

Índice de la guía

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE