Dolor de espalda de origen dorsal 

Los dolores originados en las vértebras dorsales, que en número de 12 se sitúan entre la columna cervical y la columna dorsal, es a lo que se denomina dorsalgia.

Para comprender más fácilmente algunos procesos dolorosos de la espalda a este nivel, es necesario aclarar dos características anatómicas de la zona dorsal.

  • La disposición de las costillas a izquierda y derecha de cada una de las 12 vértebras dorsales, formando lo que se denomina caja torácica, reduce la movilidad y aumenta la rigidez de la columna vertebral a este nivel.
  • En la columna dorsal la zona de salida de las raíces nerviosas a nivel de cada vértebra no se corresponde con el área donde esos nervios recogen la sensibilidad dolorosa. Es decir, dolores que el paciente localiza en la columna dorsal alta pueden tener su origen en la columna cervical, o al contrario, dolores que se señalan en la columna lumbar pueden ser originados por problemas en la columna dorsal baja. Como consecuencia de esto, los síntomas que aparecen cuando existe algún problema en esta región son más difíciles de diagnosticar, puesto que el paciente no es capaz de localizar el dolor en un punto determinado, como ocurre en la columna cervical o lumbar.

Factores de riesgo y tipos de dorsalgia

En el diagnóstico de las dorsalgias es determinante tener datos acerca de la edad del paciente, su profesión, las actividades deportivas que realiza, la existencia de traumatismos, los antecedentes de haber sufrido algún proceso infeccioso —especialmente sida y tuberculosis—.

También es importante saber si ha habido algún trastorno en el desarrollo de la columna como escoliosis o existen antecedentes familiares de reumatismos.

Hay que destacar que al menos un 15% de las dorsalgias se acompañan de signos cardiacos, digestivos, pulmonares e incluso ginecológicos.

La existencia de lesiones cutáneas puede sugerir un posible origen psoriásico.

El dolor en la columna dorsal se puede presentar de forma aguda, aunque estadísticamente es menos frecuente que la forma crónica. La Sociedad Reumatológica Francesa señala que las dorsalgias agudas representan sólo un 10% de los dolores vertebrales agudos a cualquier nivel.

Causas que originan una dorsalgia aguda

Las tres causas de dorsalgia aguda más frecuentes son las infecciones, los aplastamientos vertebrales y las hernias de disco.

Infecciones

Las infecciones de la columna dorsal pueden estar producidas por gérmenes de todo tipo. En los últimos años existe un gran aumento de casos de infecciones vertebrales debido al incremento de los contagios por virus del sida. La tuberculosis origina también grandes destrucciones de las vértebras dorsales con deformidades residuales de la espalda muy importantes. El diagnóstico de las infecciones se hace a través de análisis de sangre, cultivos de gérmenes y mediante radiografías y resonancia magnética.

Las hernias discales

Las hernias de disco dorsales son muy poco frecuentes. Menos del 0,5% de las hernias discales tienen su origen en esta zona y las 3/4 partes de éstas se sitúan por debajo de la octava vértebra dorsal. Cuando aparece una hernia discal en esta zona suele producir un dolor muy severo y una comprensión de la médula espinal que requiere normalmente cirugía de urgencia.

La tomografía axial computarizada y la resonancia magnética han sido determinantes para facilitar el diagnóstico de esta patología.

Los aplastamientos vertebrales

Los aplastamientos vertebrales pueden tener origen en procesos benignos o malignos que hacen más frágiles las vértebras. La imagen de pérdida de altura de la vértebra y el antecedente de traumatismo o no, junto a un examen analítico de rutina permiten sospechar la benignidad o malignidad de la lesión. Son causas de aplastamientos benignos la osteoporosis, la diabetes, el alcoholismo o la toma prolongada de cortisona.

Los tumores malignos

Los tumores malignos también ocasionan que las vértebras se vuelvan frágiles y sufran un aplastamiento. El cáncer de pulmón, de mama y de próstata son los que más frecuentemente producen dorsalgias por capacidad de dar metástasis en el hueso.

Las células tumorales invaden el hueso debilitándolo hasta producir la fractura del mismo y el colapso de la vértebra que se aplasta. El paciente, generalmente se queja de dolor y de la aparición de una giba en la espalda. Cuando la afectación es muy grande, puede producirse hasta una paraplejia por lesión de la médula espinal.

Un tipo frecuente de dorsalgias es el producido por giros bruscos del tronco o por episodios de tos que afectan a las articulaciones entre las costillas y las vértebras, llamadas articulaciones costo-vertebrales. Este tipo de dolor hay que diferenciarlo del dolor con origen en contracturas musculares que aparecen tras la exposición al frío, son los casos típicos de personas que se quedan dormidas sin taparse o se exponen al aire acondicionado.

Causas que originan una dorsalgia crónica

Se calcula que el 20% de todas las consultas reumatológicas y traumatológicas son por dorsalgias crónicas.

Las causas son procesos muy distintos entre sí. Los menos frecuentes están en relación con tumores malignos que han metastatizado en las vértebras a este nivel. Los reumatismos inflamatorios, como la espondilitis anquilosante, pueden originar dolor con irradiación a la parte anterior del tórax.

Las escoliosis o cifosis juveniles pueden originar dorsalgias en los adultos.

Los dolores en la región dorsal por artrosis es tan frecuente que se pueden encontrar en dos de cada tres personas mayores de 30 años. Los factores que favorecen su aparición son múltiples, se ha relacionado con alteraciones en el desarrollo de la columna como en la escoliosis, tras fracturas vertebrales que dejan vértebras deformes o tras determinadas actividades profesionales o deportivas.

Dorsalgias funcionales

Finalmente, están las dorsalgias funcionales, que son muy frecuentes y están provocadas por conflictos de la vida familiar, laboral o social junto a cuadros de depresión, ansiedad o indiferencia. En su evolución se mezclan factores psicológicos, posturales y musculares.

Siempre hay que tener en cuenta la existencia de enfermedades en órganos totalmente ajenos a la columna dorsal que como síntoma más destacado producen una dorsalgia. Ejemplos de enfermedades que cursan con dolores dorsales son algunos problemas pleurales o pulmonares. También se dan con frecuencia en enfermos cardiacos con problemas de la aorta. Los enfermos con úlcera duodenal o de estómago muchas veces se quejan de dolor en la espalda, así como los pacientes con problemas en la vesícula o en el páncreas.

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE