Osteoporosis de columna 

La osteoporosis se define como la pérdida de la masa ósea que tiene como consecuencia que el hueso se vuelva más débil, fracturándose con facilidad y provocando dolor y deformidades.

Incidencia de la enfermedad

Es un problemas muy frecuente ya que aproximadamente un tercio de la población mayor de 65 años sufre osteoporosis. Esto nos puede dar una idea de la magnitud del problema que existe actualmente y de la gravedad que puede adquirir en el futuro con el envejecimiento de la población. Se prevé que en el primer cuarto del siglo XXI un 25% de la población tendrá más de 65 años.

La pérdida de hueso con la edad es un fenómeno fisiológico al que se denomina osteopenia u osteoporosis fisiológica. Cuando la pérdida de hueso es exagerada para la edad, pasa a ser una enfermedad y se denomina osteoporosis postmenopáusica o senil patológica, puesto que va a originar fracturas con todas sus complicaciones.

La frecuencia de fracturas de cadera en mujeres por la osteoporosis anualmente es de aproximadamente nueve por mil habitantes, mientras que en los hombres es de un tres por mil. Se ha calculado que si se llegara a los 90 años de esperanza de vida, el 30% de las mujeres tendría una fractura de cadera, mientras que esta cifra sería del 20% en los hombres.

En España se producen unas 70 fracturas de cadera diarias por causa de la osteoporosis y aproximadamente un fallecimiento diario como consecuencia de la misma.

Causas y origen de la osteoporosis

El hueso es un tejido muy vivo que está constantemente en proceso decambio o remodelación. Continuamente se está destruyendo hueso viejo y sustituyendo por hueso nuevo.

Pero este proceso no es constante durante la vida. En la infancia y la juventud la formación de hueso supera a la destrucción, pero es a partir de los 40 años cuando esta proporción se invierte y la destrucción es superior a la forma.

Factores de riesgo

La intensidad de esa pérdida es diferente de una persona otra, pero hay factores que influyen: uno de ellos es la dieta pobre en calcio y otro muy importante es la menopausia. En este último caso, como consecuencia de la disminución en la producción de estrógenos por el ovario, que tienen un efecto protector del hueso. Otros factores son las dietas ricas en proteínas y en sodio, la inactividad física, el consumo excesivo de cafeína y alcohol, que hacen que se pierda gran cantidad de calcio en la orina, favoreciendo así la osteoporosis.

También se ha comprobado que el tabaco origina osteoporosis por una posible alteración hormonal.

Factores de riesgoen la osteoporosis

  • Mujer blanca
  • Delgada
  • Cabello fino
  • Dieta pobre en calcio
  • Estilo de vida sedentario
  • Mujeres que han dado de mamar
  • Posmenopausia
  • Historia familiar de osteoporosis

Factores de alto riesgo en la osteoporosis

  • Toma de esteroides o cortisona más de un año
  • Ausencia de menstruación durante más de un año
  • Menopausia antes de los cuarenta años

Factores de riesgo moderado en la osteoporosis

  • Alcoholismo
  • Escoliosis
  • Tabaquismo
  • Síntomas y signos de la osteoporosis
  • Los principales síntomas de la osteoporosis son el dolor óseo, la deformidad, la pérdida de altura y las fracturas.
  • Dolor óseo

El dolor de espalda es casi constante en el paciente osteoporótico. El dolor suele aparecer en la columna dorsal o en la columna lumbar, muchas veces de manera brusca, al hacer pequeños esfuerzos, como reírse, toser e incluso al sentarse. Otras veces, el dolor aparece de forma más lenta y gradual.

El dolor puede tener dos orígenes. Unas veces el origen está en el hueso debido al colapso de la vértebra por las pérdidas de calcio. Otras veces está en la contractura muscular.

El dolor se puede localizar en la línea media de la columna o puede irradiarse hacia las costillas a través de los nervios intercostales, incluso a través del nervio ciático, aumentando con el esfuerzo o los movimientos.

La duración del dolor varía desde algunas semanas, en los casos más leves, hasta dos o tres meses en los casos más graves.

Deformidad y pérdida de altura

El aplastamiento vertebral progresivo da lugar a una pérdida de la estatura del paciente. Se calcula una pérdida de alrededor de un centímetro por cada vértebra aplastada. Se pueden perder de 10 a 15 centímetros con respecto a la altura de cuando era joven.

La pérdida de altura en las vértebras de la columna lumbar hace que las costillas se vayan acercando a la pelvis, llegando a contactar con ella y causando molestias en muchas ocasiones en el punto de contacto. Debido a que el aplastamiento de las vértebras suele ser en la parte delantera, los pacientes empiezan a curvarse hacia adelante, apareciendo una joroba o giba muy frecuente en las mujeres ancianas.

Fracturas óseas

Todo lo anterior es consecuencia de la debilidad del hueso. Al ir perdiendo calcio y proteínas. La debilidad del hueso lleva a fracturas que son las causantes del dolor, de la joroba y de la pérdida de altura. También se pueden dar fracturas en otros lugares como en la cadera o en las muñecas. Otros síntomas que acompañan a la osteoporosis son el cansancio, la fatigabilidad fácil y el nerviosismo con tendencia a la depresión.

Medios de diagnóstico

Si se hacen análisis de sangre y orina, se encuentran algunas alteraciones entre las mujeres osteoporóticas que no se encuentran en las mujeres antes de la menopausia.

En sangre se suelen encontrar valores más elevados de fosfatasa alcalina, que es una enzima que mide la actividad del hueso. En orina se encuentra un aumento de la eliminación de calcio y de una sustancia llamada hidroxiprolina. En los años 80 se descubrió un marcador en la sangre que mide la destrucción del hueso que es la osteocalcina. Estas alteraciones analíticas permiten investigar si una paciente posmenopáusica está destruyendo mucho hueso, para empezar a tratarla adecuadamente.

Tratamiento y prevención de la osteoporosis

La osteoporosis es causa de más muertes en la mujer que el cáncer de mama y el cáncer de útero. Todo esto tiene una gran repercusión social y supone unos grandes costes personales y sanitarios. Para evitar o disminuir las consecuencias de la osteoporosis es muy importante un tratamiento precoz de la misma, así como una buena prevención.

Las pérdidas de hueso en el organismo se empiezan a dar a partir de los 40 años, perdiéndose aproximadamente un 0,5%, esta cifra pasa a ser de un 2 a un 3% al año en la menopausia. Se han probado gran cantidad de tratamientos farmacológicos para prevenir la aparición de la osteoporosis, uno de ellos es la aplicación de estrógenos.

Los estrógenos

Se ha comprobado su efecto beneficioso al evitar las pérdidas de hueso, aunque la administración de estrógenos sólo es efectiva cuando se toman por periodos muy largos de tiempo, por encima de los siete años.

Un inconveniente es que cuando se dejan de tomar los estrógenos, la paciente empieza a perder el hueso muy rápidamente quedando en valores similares a los previos.

El mayor problema de los estrógenos surge de la probabilidad de ocasionar complicaciones como consecuencia de su uso. Entre ellas, la más grave es que la paciente que los toma tiene más posibilidades de sufrir un cáncer de mama o de útero. El riesgo de padecer cáncer de mama con la administración de estrógenos se incrementa en un 30%. Es por lo tanto recomendable que las mujeres que toman estrógenos tengan revisiones ginecológicas periódicas, incluyendo mamografías. También es recomendable que la toma de los estrógenos se asocie a gestágenos, hormona producida por la placenta en la mujer, para disminuir el riesgo de cáncer uterino. La administración combinada de calcio y estrógenos permite tener que utilizar la mitad de la dosis de estos últimos, con el mismo efecto.

El calcio

El consumo de un suplemento de calcio es otro de los tratamientos recomendados, ya que para muchos médicos especialistas una de las causas de osteoporosis es un bajo nivel de calcio por seguir dietas pobres en productos lácteos. Los requerimientos del calcio van a variar a lo largo de la vida.

Aproximadamente la cuarta parte del calcio que se necesita se absorbe a través del intestino y procede de la comida. Con la edad, el intestino es capaz de absorber menos cantidad de calcio, por lo que el organismo, al tener una cantidad fija de calcio en la sangre, necesita obtenerlo del hueso. La absorción de calcio por el intestino no es constante, depende de varios factores como son el consumo de vitamina D, la acidez del estómago, las dietas ricas en fosfatos o los problemas intestinales.

Alimentos ricos en calcio son la leche y sus derivados como el queso. Un alimento muy recomendado son las sardinas enlatadas, ya que tienen un altísimo contenido en calcio si se toman con las espinas.

Alimentos ricos en fosfatos, y por tanto perjudiciales para la absorción del calcio, son las bebidas con burbujas.

La dosis recomendada de calcio durante la menopausia es de un gramo a un gramo y medio de calcio al día. Existen distintos compuestos de calcio en forma de carbonato de calcio o en forma de pidolato de calcio, pero el que parece tener mejor absorción es el calcio en esta última forma.

Ejercicio físico

Aunque no existen conclusiones claras al respecto, parece que aquellas mujeres que practican ejercicio logran unas pequeñas ganancias de contenido de calcio en el hueso, mientras que aquellas mujeres de su misma edad que no hacen ejercicio tienen pérdidas de calcio. Viendo estos resultados, parece aconsejable practicar el ejercicio físico como algo beneficioso, además de un mayor consumo de calcio. El ejercicio debe ser el adecuado para la edad de la paciente, con el fin de no correr el riesgo de lesiones.

Fármacos de mayor uso

Existen en el mercado diversos fármacos que contribuyen a mejorar la osteoporosis y en algunos casos a prevenirla.

La calcitonina

Unos de los medicamentos que más éxito ha tenido en la prevención y el tratamiento de la osteoporosis es el uso de la calcitonina. Parece que su uso puede originar ganancias de hueso de hasta un 2% anualmente.

Como muestra de su efectividad se ha comprobado que la toma de calcitonina cinco días a la semana durante un año, contrarresta las pérdidas de calcio que podrían darse en tres años. Otra de las ventajas de la calcitonina como tratamiento es que es un medicamento que tiene un potente efecto analgésico. Su uso en las fracturas vertebrales produce una gran disminución del dolor, logrando que los enfermos sean capaces de moverse y salir de la cama lo más precozmente posible, evitando así una descalcificación mayor.

Muchas mujeres prefieren la toma de calcitonina como prevención en vez de los estrógenos, aunque éstos sean más efectivos, por el temor a los efectos secundarios de los mismos. Se calcula que sólo un 10% de las mujeres en Europa y Estados Unidos toman estrógenos en la prevención de la osteoporosis a pesar de su gran eficacia. La calcitonina se puede administrar en inyectables o a través de inhaladores nasales. Esta última forma es más cómoda y es mejor tolerada que la forma inyectable, que en ocasiones provoca reacciones desagradables en las primeras veces como malestar general, nauseas, enrojecimiento de las orejas, etcétera. Se están investigando otras formas de administrar la calcitonina como es a través de parches de la piel, pero estas formas no están comercializadas en la actualidad.

Los bifosfonatos

Los bifosfonatos son fármacos que se han usado mucho en enfermedades del hueso como es el caso de la enfermedad de Paget. El etiodronato es el más utilizado en la osteoporosis, y el más efectivo cuando se toma durante dos años. Al igual que la calcitonina, esta sustancia parece que ejerce su mayor efecto a nivel del hueso de la columna vertebral, disminuyendo las fracturas. No ocurre lo mismo con las fracturas de cadera que no parece que se puedan prevenir tras la toma de bifosfonatos.

Próximamente va a aparecer en el mercado español el alendronato, un nuevo bifosfonato que parece va ser más efectivo en evitar las fracturas vertebrales, así como las fracturas de cadera. Este producto produce aumentos de un 4% en la densidad del hueso después de seis meses de toma, no disminuyendo ésta a los 12 meses de haberlo dejado de tomar.

El flúor

El flúor es otro de los fármacos que se están utilizando en el tratamiento de la osteoporosis. Su acción consiste en originar un aumento en las células productoras de hueso y estimular a dichas células para que fabriquen más.

Un efecto no deseado de su uso es que con altas dosis de flúor, las cifras de fracturas vertebrales aumentan. Por esto se han empezado a usar cifras menores de 50 miligramos al día, que producen un aumento de la masa ósea de un 4 a un 5% cada año durante 4 años, disminuyendo las cifras de fracturas vertebrales y de cadera sin los efectos secundarios en dosis más altas. Posiblemente, en el futuro se usará flúor a bajas dosis al principio del tratamiento. Esto se hará con el fin de aumentar la densidad ósea y luego se darán difosfonatos para que ese hueso no se destruya.

Ejemplo de tratamiento farmacológico

Osteoporosis sin fracturas

  • Calcio 1,5 gramos al día más vitamina D (400 unidades al día) más estrógenos y progestágenos
  • Nota. Si la enferma es mayor de 70 años no deberá tomas estrógenos
  • Osteoporosis muy severa + fracturas vertebrales
  • Calcitonina 100 unidades internacionales de 3 a 5 días a la semana durante 18 meses.
  • Tras los 18 meses empezar con estrógenos y progestágenos si la paciente es menor de 70 años y añadir alendronato 10 miligramos al día.

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE