Concepto del dolor 

El término dolor es difícil de definir por su propia subjetividad. La percepción del dolor es consecuencia de la integración de un componente sensorial orgánico y uno afectivo subjetivo. Así, es posible definir el dolor como una experiencia sensorial y emocional desagradable que se percibe en el cuerpo.

La sensación dolorosa se origina en las terminaciones nerviosas especializadas en percibir los estímulos dolorosos y transformarlos en impulsos eléctricos que se transmiten al cerebro donde se hacen conscientes. Tras producirse un estímulo doloroso, se transmite a través de las fibras de los nervios sensitivos a la médula espinal hasta el tálamo y, desde allí, a la corteza cerebral, donde se integran con otros estímulos. Para trasmitir estas señales eléctricas, las neuronas utilizan unas sustancias químicas que se llaman neurotrasmisores. Los utilizados en las vías que transmiten el dolor son la serotonina, la sustancia P y las encefalinas.

El componente emocional o afectivo modela el sufrimiento asociado al dolor. Según la causa, el momento y la experiencia del enfermo puede variar ampliamente la percepción que se tenga del dolor.

Habitualmente, el tratamiento del dolor está encaminado a disminuir los estímulos dolorosos, sin embargo, la respuesta emocional y la conducta que presenta en consecuencia, constituyen factores igualmente importantes.

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE