Los antiácidos 

Los antiácidos son medicamentos destinados a disminuir el ardor de estómago, la sensación ácida y la indigestión con acidez. Neutralizan el exceso de ácido secretado por el estómago mediante una reacción química.

Tipos

Sistémicos. En ellos se absorbe la parte catiónica del medicamento administrado para producir la neutralización, por lo que puede originarse una alcalosis sistémica. Tienen una acción rápida, pero poco duradera, con un posible efecto de rebote, es decir, se puede crear una mayor cantidad de ácido en el estómago.

No sistémicos. La parte catiónica forma una sal que no se absorbe. La acción de estos productos es más lenta y prolongada y generalmente no tienen efecto de rebote.

En el primer grupo se encuentra el bicarbonato sódico, probablemente el antiácido más utilizado. A fin de obtener los mejores resultados, debe tomarse entre una y tres horas después de las comidas y al acostarse. Hay que tener en cuenta que el bicarbonato tiene un elevado contenido en sodio, sobre todo en el caso de personas que estén siguiendo una dieta baja en este elemento por problemas renales o hipertensión. No es bueno ingerirlo con grandes cantidades de leche o productos lácteos, ya que puede presentar efectos secundarios no deseados, como inapetencia, náuseas, vómitos, calambres, etcétera. No debe emplearse nunca durante periodos de tiempo superiores a dos semanas.

En el segundo grupo se hallan las sales de calcio, magnesio y aluminio. Las sales de calcio, como el carbonato, son antiácidos potentes y, al igual que el bicarbonato, no se pueden administrar durante mucho tiempo; las de magnesio y aluminio son menos fuertes, pero su efecto es más duradero y pueden ser utilizadas durante periodos más largos.

Su ingestión debe realizarse al menos una hora después de las comidas y al acostarse.

Estas sales actúan sobre el intestino y pueden producir efectos astringentes (estreñimiento) o laxantes (diarrea). Por lo general, las sales de magnesio se mezclan con las de aluminio y con el carbonato cálcico a fin de contrarrestar en lo posible las consecuencias sobre la motilidad intestinal.

Efectos secundarios

En general, los efectos secundarios más frecuentes de estos medicamentos son: sensación de sabor a tiza, estreñimiento, diarrea o efecto laxante, aumento de la sed, o calambres de estómago.

Algunos consejos

Muchas de estas medicinas se presentan como pastillas masticables que deben ser mascadas antes de tragarlas para que actúen con mayor rapidez.

Antiácidos
Principio activoIndicaciónEfectos secundariosPrecauciones
Bicarbonato sódicoAcidez de estómagoIndigestión con acidez
NáuseasVómitosDebe ser tomado con prudencia por los pacientes con hipertensión o por las personas que sigan dietas de bajo contenido en sodio
Calambres
Sales de calcio, magnesio y aluminio
Acidez de estómagoIndigestión con acidez
EstreñimientoDiarrea
Calambres de estómago

Los antiácidos no se administrarán a niños menores de seis años y habrá que consultar al médico o farmacéutico antes de automedicarse con ellos en caso de embarazo, lactancia, dietas pobres en sal o mientras se estén consumiendo otros fármacos.

Por último, en algunos casos existen medicamentos que asocian antiácidos con antiflatulentos a fin de aliviar el exceso de gases que va asociado, a veces, con las molestias estomacales.

<< Volver a la página de medicación que puede contener un botiquín.

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE