Antigripales 

Bajo este nombre se agrupa un conjunto de medicamentos que están destinados a aliviar los síntomas producidos por los resfriados.

Puesto que los síntomas de los catarros son muy variados (fiebre, dolor de cabeza, molestia muscular, ronquera, tos, inapetencia, abundante secreción nasal, etcétera) los medicamentos antigripales incluyen en su composición un número elevado de principios activos, a continuación se detallan los diferentes tipos que existen:

Analgésicos

Se han descrito con detalle en el capítulo dedicado a ellos. Suelen contener ácido acetil salicílico y paracetamol y su objetivo es aliviar tanto la fiebre como los dolores de cabeza y musculares.

Antitusígenos

Los antitusígenos como la codeína, dextrometorfano o noscapina se emplean en bajas concentraciones y su objetivo es eliminar la tos irritativa que en algunos casos acompaña a los resfriados.

Mucolíticos y expectorantes

Aunque la acción de estos dos grupos de principios activos no es idéntica, suelen presentarse juntos ya que las dos funciones están muy ligadas. Los más empleados son los derivados de esencias naturales.

Fluidifican las secreciones mucosas, con lo cual se facilita su eliminación.

Pueden administrarse por vía oral o también por inhalación como en el caso del tiloxapol.

Antihistamínicos

Se emplean para aliviar determinados síntomas del resfriado común, como los estornudos y la secreción nasal abundante o moqueo, aunque su finalidad principal es el tratamiento de los cuadros alérgicos.

Impiden la acción o los efectos de una sustancia denominada histamina, que es producida por el propio organismo.

Los más utilizados son la clorfenamina, difenhidramina, feniramina o prometazina.

Descongestivos

Ejercen su acción mediante la vasoconstricción nasal, es decir, el estrechamiento de los vasos sanguíneos que se encuentran en la mucosa nasal.

Los principios activos más usuales son la efedrina, fenilefrina y fenilpropanolamina, que consiguen que desaparezca la congestión nasal.

Anticolinérgicos

Se trata de un grupo de medicamentos, entre los que se encuentra la homatropina, que favorecen la desaparición de la sensación de humedad en la nariz y las vías respiratorias.

Utilización

Los antigripales están indicados en el tratamiento de los resfriados víricos, con la finalidad de aliviar o hacer desaparecer los síntomas que los acompañan. No deben consumirse durante más de una semana y hay que respetar las dosis y la posología que aparecen en el prospecto.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de los antigripales son aquellos que aparecen de forma individual en cada uno de los principios activos que integran su formulación.

Así en los que contengan ácido acetil salicílico y salicilatos pueden aparecer náuseas, dolor de estómago, urticaria o zumbido de oídos en caso de consumo prolongado; con los que se compongan de paracetamol es posible que surjan diarreas, aumento de la sudoración, pérdida de apetito, urticaria, etcétera.

Los medicamentos que incluyan algún descongestivo pueden producir latidos cardíacos rápidos o palpitaciones, dolor de cabeza, náuseas y nerviosismo; los que tienen antihistamínicos o anticolinérgicos provocan torpeza o inestabilidad, somnolencia, sequedad de boca, nariz o garganta, inquietud, convulsiones o latidos cardíacos lentos o rápidos (bradicardia o taquicardia); y con los que contienen antitusígenos se dan casos de somnolencia o estreñimiento.

Algunos consejos

Como se ha señalado al principio de este capítulo, los antigripales son polifármacos, es decir, están compuestos por un número relativamente elevado de principios activos. Puesto que las combinaciones de estos principios son también muy diversas, es aconsejable elegir aquellos remedios que combatan los síntomas que se tienen en el momento en que se decide la medicación. Así, si los indicios son dolor de cabeza y mucosidad abundante habrá que elegir un antigripal que contenga un analgésico y un antihistamínico o un descongestivo.

Antigripales
Principio activoAcciónUtilizaciónEfectos secundarios
AnalgésicosAliviar la fiebre y los dolores tanto de cabeza como muscularesCuadros gripales y catarrales con fiebre y dolor de cabeza y muscularUrticaria
Reacciones exantemáticas
Alteraciones gástricas
AntitusígenosInhibir el centro cerebral de la tosCuadros gripales y catarrales con tos irritativaSomnolencia
Estreñimiento
Náuseas o vómitos
Mucolíticos y expectorantesFluidifican las secreciones mucosas y facilitan su eliminaciónCuadros gripales y catarrales con secreciones mucosas espesasSomnolencia
AntihistamínicosEliminar y aliviar los estornudos y el moqueoCuadros gripales y catarrales acompañados de estornudos y moqueoPalpitaciones
Dolor de cabeza
Náuseas
Nerviosismo
DescongestivosAliviar y eliminar la congestión nasalCuadros gripales y catarrales con congestión nasal
AnticolinérgicosDesecante de la nariz y de las vías respiratoriasCuadros gripales y catarrales con exceso de secreción nasal

Precauciones

Analgésicos: personas con gastritis y úlcera duodenal (salicilatos). Personas con trastornos hepáticos (paracetamol).Antitusígenos: no administrar a embarazadas durante períodos prolongados.

<< Volver a la página de medicación que puede contener un botiquín.

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE