Viviendo con Síndrome de Asperger 

Asperger versus autismo

Lo primero que tenemos que hacer es establecer una distinción clara entre Síndrome Asperger y Autismo

Aunque en la página anterior Síndrome de Asperger puede visualizar un cuadro con las diferencias principales, no está de más volver a recordar aquí algunas de ellas, ya que estas diferencias nos servirán en muchos casos de guía para  aplicar una serie de pautas que nos ayudarán a potenciar las capacidades del niño y/persona adulta con Asperger con el fin de conseguir la total o mayor inclusión posible dentro de la sociedad.

En primer lugar, el síndrome de Asperger se considera una variante del espectro autista. Éstas personas son consideradas autistas de alto rendimiento, pues mientras que un autista propiamente dicho posee por lo general un coeficiente intelectual (CI) por debajo de la media, los Aspergianos a menudo se caracterizan por tener un coeficiente superior a la media y muestran enormes capacidades tanto en el lenguaje como en las matemáticas.

Una de las grandes diferencias a tener en cuenta es que mientras los niños autistas muestran un cuadro claro de síntomas en la primera infancia, entre ellos destaca el retraso cognitivo los aspergianos por el contrario no muestran este retraso. En muchos casos, esto provoca que el diagnóstico no llegue hasta la adolescencia, si bien algunos padres empiezan a sospechar que sus hijos tienen este síndrome entre los 2-7 años de edad.

Entre los indicios destacan los siguientes:

  • Tienen pocos amigos o ninguno.
  • Su uso del lenguaje es extraño (inventan y repiten palabras o frases y en muchas ocasiones son autodidactas en la lectura).

Atendiendo a las diferencias entre los autistas y las personas con síndrome de Asperger se pueden distinguir en 3 a diferentes

  • Lenguaje: Los Aspergianos poseen un lenguaje con un vocabulario rico y extenso a veces puede resultar que el niño resulta demasiado culto incluso “pedante” mientras que los autistas por su parte tienen problemas en el desarrollo del lenguaje.
  • Memoria: las personas con Asperger, suelen poseer una excelente memoria de repetición a diferencia de los autistas el problema reside a la hora de integrar toda esta información.
  • Dificultades motoras: la torpeza motriz parece ser más característica de las personas con Asperger aunque no existe todavía un consenso al respecto entre los expertos. Además la gran diferencia en la destreza o falta de ella motora entre unos afectados y otros es enorme.

Estrategias generales de intervención

Teniendo en cuenta el epígrafe anterior, y siempre en mente el hecho de que cada persona es un mundo y no hay dos personas iguales a continuación se recogen algunas pautas generales de intervención que se suelen recomendar al tratar con los afectados por este síndrome.

  • Asegurar un ambiente estable y predecible con el menor número de cambios posibles. Éstas personas presentan una gran dificultad a la hora de adaptarse a los cambios, es por ello que se recomienda encarecidamente intentar establecer una rutina lo más predecible posible para evitar posibles estados de ansiedad.
  • Descomponer las tareas en otras más pequeñas. Esto facilitará la ejecución de cada una de ellas
  • Ayudar a la persona organizar su tiempo de ocio. Evitando en la medida de lo posible, periodos de inactividad o una excesiva dedicación por sus campos de interés. En el equilibrio, se encuentra el secreto de la estabilidad.
  • Emplear elementos visuales a la hora de enseñar cualquier cuestión. Tal y como se ha comentado los Aspergianos se caracterizan por tener un alto rendimiento, si a la hora de establecer la enseñanza se añaden a esta elementos visuales el aprendizaje será más fácil y efectivo.
  • Asegurar pautas de aprendizaje sin errores. Las personas con síndrome de la Asperger tienen un muy bajo nivel de tolerancia a la equivocación, por ello en un primer momento se hace necesario ofrecer el máximo de ayudas posibles para garantizar el éxito en la tarea realizada. Estas ayudas, se irán retirando paulatinamente a medida que la ejecución de la tarea se vaya asimilando.
  • Establecer prioridades teniendo en cuenta las características fundamentales de este síndrome.
  • Enseñar de forma explícita. Con estas personas no se puede dar nada por supuesto procesos que para nosotros nos resultan automáticos y naturales como interpretar una mirada o entablar una conversación para ellos tiene una gran dificultad, por ello es importante mostrar lo de forma explícita y clara cuantas veces sean necesarios
  • Prestar atención a los sentimientos de la persona y a las fluctuaciones en su estado de ánimo.
  • Halagar y premiar las conductas positivas evitando el castigo y la crítica en las que no son adaptativas. Este punto está relacionado con su baja tolerancia a las equivocaciones y a la frustración.

Bibliografía recomendada

Un acercamiento al Síndrome de Asperger: Una guía teórica y práctica.
Otra forma de mirar. Memorias de un joven con Síndrome de Asperger.
Soy un niño con Síndrome de Asperger.
Haciendo frente: Una guía de supervivencia para personas con Síndrome de Asperger

Recursos

Federación Asperger España

Abre nueva ventana

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE