Hipertrofia benigna de próstata 

Descripción

Aumento benigno del volumen de la próstataLa próstata es una glándula que forma parte del sistema reproductor masculino, con forma de avellana. Se ubica por delante del recto y justo por debajo de la vejiga, rodeando a la uretra proximal. Está formada por dos componentes: uno glandular (túbulo alveolar) y un estroma de tejido conectivo de soporte repartido en tres zonas. Una central que ocupa un 25%, una de transición que ocupa un 5% y una periférica que ocupa un 70%. La hipertrofia prostática benigna (HPB) ocurre en la zona que rodea a la uretra (zona de transición).

CRECIMIENTO: entre los 10 y los 20 años se produce el mayor crecimiento, llegando a su peso normal de 20gr. Luego permanece igual durante 25 años más para luego comenzar de nuevo a aumentar de tamaño.

  • A los 60 años el 50% tiene cambios histológicos compatibles con HPB.
  • A los 80 años el 95% tiene cambios compatibles.
  • 10% de los pacientes debutan con retención urinaria aguda.
  • 25% de los pacientes de 80 años reciben tratamiento para HPB.

La HPB es un crecimiento excesivo de los diferentes componentes normales de la glándula. No es un cáncer y no representa un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Subir al menú

Síntomas

Menos de la mitad de los hombres con HPB tienen síntomas de la enfermedad. Estos se deben a la compresión de la uretra por el excesivo crecimiento prostático, y pueden aparecer en cada paciente con crecimientos muy diferentes. Es el denominado síndrome prostático:

  • Comienzo lento o demorado del flujo urinario
  • Disminución del calibre  y la fuerza del chorro
  • Alargamiento del vaciado
  • Vaciado incompleto de la vejiga
  • Goteo después de orinar
  • Necesidad de esfuerzo al orinar

En fases más avanzadas, pueden producirse también otra clase de síntomas, llamados síntomas irritativos, debidos a la alteración de la función vesical por el esfuerzo excesivo realizado por la vejiga para contrarrestar el obstáculo al vaciado por la obstrucción uretral. Estos síntomas son más difíciles de revertir con el tratamiento de la HPB.

  • Urgencia urinaria fuerte y repentina
  • Aumento de la frecuencia de micción
  • Necesidad de orinar 2 ó más veces por noche
  • Incontinencia
  • Dolor al orinar u orina sanguinolenta (esto puede indicar una infección)

Dejada a su evolución natural, la obstrucción causada por la HPB acaba venciendo el esfuerzo excesivo de la vejiga, produciendo retención urinaria que puede llevar ocasionalmente a un deterioro de la función renal.

Subir al menú

Signos y exámenes

Dada la alta incidencia de este problema a partir de los 50 años, se recomienda, a partir de esta edad, una consulta periódica al urólogo. Generalmente, para llegar al diagnóstico es suficiente con la clínica que presenta el paciente y con una sencilla exploración física. Esta consiste en el tacto rectal, donde el médico puede palpar el tamaño y forma de la glándula prostática, revelando una próstata agrandada y firme. Esta exploración ayuda además a diferenciar HPB y cáncer de próstata, donde la glándula es de una mayor consistencia. El diagnóstico puede completarse con otro tipo de pruebas, entre las que figuran:

  • Pruebas para cuantificar el grado de obstrucción al flujo miccional.
  • Medición del ritmo del flujo urinario.
  • Estudios de la presión del flujo.
  • Pruebas para evaluar la función vesical y renal y descartar otra patología asociada:
  • Urografía intravenosa o Radiografía más ecografía..
  • Análisis de orina para verificar la presencia de sangre o de infección.
  • Cultivo de orina para buscar indicios de infección. 
  • Prueba de sangre de antígeno prostático específico (PSA) en la HPB solo sirve para descartar cáncer de próstata.
  • Cistoscopia para visualizar la próstata y la vejiga si se necesita cirugía.

Adicionalmente, se le puede solicitar al paciente que complete un formulario de autoevaluación para conocer la gravedad de los síntomas y el efecto sobre su vida cotidiana. Los resultados de dicha evaluación se pueden comparar con los registros anteriores para evaluar el progreso de la enfermedad.

Subir al menú

Tratamiento

La eficacia de cualquier tratamiento, se mide en dos términos: mejoría de los síntomas y mejoría en el análisis del flujo máximo urinario.

El tratamiento de la HPB podría dividirse en tres esferas:

  • Tratamiento médico: alfa bloqueantes e inhibidores de la alfa 5 reductasa.
  • Tratamiento mínimamente invasivos: consisten en la colocación de prótesis (stents) mediante técnicas endoscópicas que permiten un mayor calibre de  la uretra durante la micción. Son para pacientes no candidatos a una cirugía más agresiva.
  • Tratamiento quirúrgico: prostatectomía radical, TUIP (transuretral incisión), RTU (resección transuretral). La mayoría de los hombres que se someten a esta cirugía informan de mejoría en el flujo de la orina y en los síntomas. Las posibles complicaciones son impotencia, incontinencia urinaria, eyaculación retrógrada (semen que fluye en sentido contrario hacia la vejiga en vez de salir por el pene), infertilidad y estenosis uretral. Los porcentajes de estas complicaciones varían dependiendo del procedimiento quirúrgico que el paciente y el médico deciden que es el mejor.

La elección del momento de la intervención se basa en la gravedad de los síntomas, y en su incapacidad de ser controlados por el tratamiento médico. La elección de la técnica adecuada depende del tamaño y forma de la próstata. Son indicaciones objetivas (independientes de los síntomas) de cirugía:

  • Lesión renal debida a la obstrucción (hidronefrosis)
  • Litiasis vesical
  • Sangre en la orina recurrente
  • Retención urinaria
  • Infecciones en el tracto urinario recurrentes

En resumen, la elección del tratamiento apropiado, por tanto, se basa en la gravedad de los síntomas, en el grado en que afectan el estilo de vida del individuo y en la presencia de cualquier otra afección médica. Las opciones de tratamiento incluyen "una espera con vigilancia cuidadosa", cambios en el estilo de vida, terapias con medicamentos y métodos quirúrgicos.

Si una persona sufre de HPB, debe realizarse un examen anual para monitorear el progreso de los síntomas y determinar si se necesitan cambios en el tratamiento.

Subir al menú

Medidas de auto cuidado

Si los síntomas son leves, se deben intentar los siguientes métodos de alivio:

  • Orinar cuando se presenta la necesidad inicial. También, ir al baño cuando el momento y el lugar lo permitan aún si no se siente la necesidad de orinar.
  • Evitar el alcohol y la cafeína, especialmente después de la cena.
  • No beber cantidades excesivas de líquidos de una sola vez. Distribuir el consumo de líquidos durante el día y evitar su ingesta dos horas antes de acostarse.
  • Intentar NO tomar medicamentos de venta libre para el catarro o sinusitis que contengan descongestionantes o antihistamínicos. Estos fármacos pueden incrementar los síntomas del HPB.
  • Mantenerse caliente y hacer ejercicios regularmente. El clima frío y la falta de actividad física pueden empeorar los síntomas.
  • Aprender los ejercicios de KegelAbre nueva ventana y practicarlos (ejercicios para fortalecer la pelvis).
  • Reducir el estrés. El nerviosismo y la tensión pueden llevar a orinar más frecuentemente.

La palma enana americanaAbre nueva ventana puede aliviar los síntomas. Es importante buscar extracto de bayas de palma enana americana soluble en grasa con 85% a 95% de ácidos grasos y esteroles. Es recomendable sentarse al lado del pasillo en los teatros y aviones. Esto no reducirá los síntomas, pero puede aliviar la ansiedad de tener que ir al baño frecuentemente o de repente.

Si estas medidas no son suficientes para aliviar los síntomas, se puede hablar con un médico quien considerará los medicamentos o la cirugía.

Subir al menú

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe solicitar asistencia médica inmediatamente si:

  • Se orina menos de lo normal.
  • Se presenta fiebre o escalofríos.
  • Se presenta dolor en un costado, en la espalda o en el abdomen
  • Se presenta sangre o pus en la orina.

También se debe llamar al médico si:

  • La vejiga no se siente completamente vacía después de orinar.
  • Se están tomando medicamentos que pueden causar problemas urinarios como diuréticos, antihistamínicos, antidepresivos o sedantes. NO se deben suspender ni ajustar los medicamentos sin hablarlo con un médico.
  • Se han tomado las medidas de cuidado personal durante 2 meses y no se ha sentido alivio.
Subir al menú

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE