Trastornos del metabolismo de los lípidos 

Descripción:

Las hiperlipidemias se definen como un aumento en la concentración de lípidos en el plasma sanguíneo.

Cuando hablamos de cifras resulta siempre muy arbritario, pues depende de muchos factores como la edad, el sexo, etc.

En principio, consideramos:

  • Hipercolesterolemia (aumento de las cifras de colesterol): más de 200 mg/dl con cifras de triglicéridos por debajo de 200 mg/dl.
  • Hipertrigliceridemia: más de 200 mg/dl con cifras de colesterol por debajo de 200 mg/dl.
  • Si encontramos aumentadas ambas cifras, hablamos de hiperlipidemias mixtas.

El aumento de colesterol en sangre aumenta la frecuencia de infarto de miocardio, e infarto cerebral, que disminuyen al disminuir el colesterol sanguíneo. En concreto la responsable es la fracción del colesterol de baja densidad (LDL).

El colesterol que se absorbe en el intestino proviene de la dieta por un lado, y de la fabricación hepática y transformación en ácidos biliares, por otro. Pasa a la sangre en forma de partículas junto con fosfolípidos y distintas proteínas, distinguiéndose partículas de distintas densidades. Estas partículas transportan el colesterol hasta los tejidos. La LDL es la principal partícula que descarga el colesterol en las paredes de las arterias, contribuyendo a la formación de las placas de ateroma. La partícula de alta densidad o HDL, por el contrario, transporta el colesterol desde los tejidos al hígado, con un importante efecto protector de aterosclerosis.. El colesterol alto multiplica el riesgo de problemas cardiovasculares si se asocia a hipertensión, tabaco, diabetes mellitus, obesidad, edad avanzada o antecedentes familiares cardovasculares.

Hipolipidemias.

La disminución de lípidos en sangre suele estar asociada a otras enfermedades como el hipotiroidismo, la malnutrición, malabsorción gastrointestinal o anemia, o encontrase en el rango bajo de la normalidad; no teniendo significación clínica por sí misma.

Otros trastornos raros del metabolismo de los lípidos son la xantomatosis cerebrotendinosa y la sitosterolemia.

Subir al menú

Síntomas:

Hiperlipidemias:

  • Los niveles aumentados de Colesterol y otros tipos de lípidos, como tal, cursan habitualmente asintomáticas, pero las alteraciones en los lípidos se han demostrado relacionadas con enfermedades cardiovasculares.
  • Hiperlipidemias hereditarias.
  • Hipertrigliceridemia de herencia autosómica recesiva (hiperlipoproteinemia tipo I). Cursa con episodios de dolor abdominal, pancreatitis, y depósitos grasos en la piel (xantomas).
  • Hipercolesterolemia familiar por deficiencia del receptor de las LDL (Hperlipoproteinemia tipo IIa).Cursa con arteriosclerosis coronaria prematura, y xantomas.
  • Hiperlipidemia combinada (Tipo IIb). Hay aumento de colesterol y triglicéridos.
  • Disbetalipoproteinemia (Tipo III). Cursa con xantomas y arteriosclerosis precoz.
  • Hipertrigliceridemia familiar (Hiperlipidemia tipo IV).Cursa con obesidad, hiperglucemia y arteriosclerosis.
  • Hipertrigliceridemia mixta (Tipo V). Se asocia a obesidad, hiperglucemia y hiperuricemia.
  • Déficit de lecitina colesterol acil transferasa. Cursa con problemas hepáticos, renales, oculares, anemia y arteriosclerosis acelerada.

Hipolipidemias:

En la hipobetalipoproteinemia la LDL está disminuida, no hay clínica; en la abetalipoproteinemia o síndrome de Bassen-Korzweig o acantocitosis, hay retraso mental y heces grasas entre otros; y en la enfermedad de Tangier o analfalipoproteinemia hay descenso de HDL, polineuropatía y depósitos de colesterol en hígado y bazo.

Subir al menú

¿Qué le preguntará su médico?:

Hiperlipidemias:

  • Una predisposición familiar, (poligénica, no se encuentra una alteración enzimática única), asociado a una dieta incorrecta y un deficiente ejercicio físico, son los tres pilares de la mayoría de las hipercolesterolemias.
  • El equilibrio entre LDL y HDL se rompe a favor del primero, cuando la dieta es rica en colesterol y ácidos grasos saturados, y cuando se consume un exceso de calorías. A veces se suma la toma de fármacos o alcohol. Pocas veces es secundaria a otra enfermedad: cirrosis biliar primaria, hipotiroidismo, diabetes mellitus y otras; y las menos se debe a la deficiencia de una enzima específica heredada de los padres.
  • El exceso de triglicéridos en sangre puede estar en relación a dietas hipercalóricas y obesidad, a exceso de alcohol, diabetes, hipotiroidismo y fármacos (anticonceptivos orales). Se relaciona con pancreatitis, y probablemente también tenga un papel negativo en la arteriosclerosis.
  • La mayoría de las personas con el colesterol LDL alto tienen una hipercolesterolemia multifactorial.

Hipolipidemias:

Pocas veces es debida a alteraciones hereditarias del metabolismo de los lípidos.

Subir al menú

Diagnóstico:

El diagnóstico de una hipercolesterolemia se realizará mediante pruebas de laboratorio: análisis de sangre para conocer las cifras de colesterol total y sus distintas fracciones.

Subir al menú

Prevención:

La dieta y una vida no sentaría son los factores en los que podemos intervenir desde la infancia para prevenir la aparición de hiperlipidemias.

Subir al menú

Tratamiento:

El primer pilar del tratamiento de las hiperlipidemias es la dieta. Debe disminuirse el consumo de grasas totales, y proporcionalmente de grasas saturadas y colesterol. Las carnes grasas, embutidos, la yema de huevo, algunos derivados lácteos y el aceite de palma y de coco, son muy ricos en grasas saturadas y colesterol y deben ser restringidos al máximo. Los ácidos grasos monoinsaturados tienen un efecto protector en la aterosclerosis: del total de grasas la mayoría se recomienda como aceite de oliva. Las poliinsaturadas se encuentran en los aceites de pescado y maíz y girasol, con restricción menos estricta que para grasas saturadas.

Si existe sobrepeso es importante la restricción calórica total. También es interesante realizar un ejercicio físico regular.

Cuantos más factores de riesgo cardiovascular existan, más importante será una dieta estricta. En muchas ocasiones la dieta no es suficiente y es necesario añadir tratamiento farmacológico, que suele ser necesario de por vida.

Dietas en el tratamiento de la hipercolesterolemia.

Primer nivel:

  • Limitar el consumo de grasas totales, que supongan menos del 30% del valor calórico total: 10% ácidos grasos saturados y poliinsaturados, y 15% de monoinsaturados. Menos de 300 mg de colesterol al día.
  • Comer mucho pescado y poca carne, siendo ésta preferentemente pavo, pollo sin piel.
  • Restringir los huevos a dos por semana.
  • Restringir lácteos grasos (leche entera, mantequilla y quesos), a favor de leche y yogures desnatados.
  • Utilizar aceite de oliva.
  • Comer verduras y frutas abundantemente.
  • Evitar dulces, bollería, frutos secos, aperitivos y helados.
  • Pan arroz, patatas, pan y pasta permitidos con moderación, mejor integrales.

Segundo nivel:

  • Reducir las grasas al 25% del valor calórico total de la dieta, con 200 a 250 mg de colesterol.
  • Mayor restricción de quesos y carne.

Tercer nivel.

  • Reducir las grasas al 20% del valor calórico total, con 100- 150 mg de colesterol.
  • la mayoría de las calorías se obtienen de cereales, legumbres frutas y verduras. Carne y queso desnatado en muy pequeñas cantidades.

Subir al menú

Pronóstico:

El pronóstico de la enfermedad está vinculado a los problemas relacionados con la hipercolesterolemia:

Ateromatosis:

  • cardiopatía isquémica.
  • claudicación intermitente de miembros inferiores.
  • problemas isquémicos de sistema nervioso (infarto cerebral).
  • arteriosclerosis en otros territorios: renal, intestinal, etc.
  • Depósitos grasos a otros niveles: xantomas (excepcionales en la hipercolesterolemia poligénica).

Subir al menú

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE