Enfermedades venéreas 

Descripción:

Las ETS son enfermedades infecciosas que comparten el mecanismo de transmisión por lo que se pueden prevenir de manera eficaz si se adoptan una serie de medidas preventivas.

Las más frecuentes son:

  • La infección por chlamydias.
  • La gonococia.
  • La sífilis.
  • El HIV.
  • La infección por tricomonas.
  • La hepatitis B.
  • El Herpes genital o tipo II.
  • Infecciones por el papilomavirus humano.
  • La candidiasis vulvovaginal .
  • El chancroide.
  • Infección por Clamydia Trochomatis

La infección es causada por un parásito intracelular la Chlamydia trachomatis que es la causa de distintos cuadros clínicos: uretritis no gonococica y epidimitis en los varones, cervicitis, salpingitis, perihepatitis y síndrome uretral en las mujeres. La infección puede también afectar al recién nacido en su paso por el canal del parto siendo la causa de conjuntivitis, neumonía y otitis en el neonato. En un porcentaje importante de pacientes se asocia a la infección gonocócica.

Sífilis:

También conocida como chancro duro. Es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema Pallidum. Es muy contagiosa y se transmite por la relación sexual o por el contacto de la cavidad oral con los genitales afectados. El mayor riesgo se encuentra en la población de jóvenes sexualmente activos.

Gonorrea:

Es una infección venérea producida por la bacteria Neisseria Gonnorrhoeae. La mujer tiene un mayor riesgo de contagio que el varón durante una relación sexual (contacto) con una persona infectada.

Condiloma acuminado:

Es producido por un virus, el papiloma-virus humano, y es considerado una enfermedad venérea.

Trichomoniasis:

Es producida por la Trichomona vaginalis, un organismo muy sensible.

Candidiasis vaginal:

Es la colonización de la mucosa vaginal por un hongo, Candida Albicans, que está presente en la piel y en las mucosas del tracto intestinal sin causar infección en la mayoría de los casos. No siempre se adquiere por vía sexual.

La frecuencia de aparición de la infección por Candida Albicans está aumentada en mujeres embarazadas, en aquellas que toman anticonceptivos orales o tras determinados tratamientos (antibióticos, corticoides, quimioterapia del cáncer) ya que se producen cambios en la acidificación del flujo vaginal y de la mucosa que facilitan la colonización por el hongo. Su incidencia es del 10 al 25% de las mujeres siendo la mayoría de los casos asintomáticos.

Virus herpes genital:

Su incidencia ha ido aumentando en los últimos años de forma preocupante sobre todo por no existir un tratamiento erradicador de la enfermedad como por el riesgo de transmisión al recién nacido en su paso por el canal del parto. Hasta el 90% de los casos son producidos por el virus herpes tipo II.

Subir al menú

Síntomas:

Sífilis:

Se diferencia un periodo primario en el cual, de 3 a 6 semanas tras el contagio, aparece una lesión ulcerada, indurada a la palpación, no dolorosa, localizada en genitales (pene, labios de la vulva), región anal e incluso en la mucosa de la garganta (cavidad oral) y en los labios. Esta fase es muy contagiosa. La lesión ulcerada desaparece espontáneamente, pero pocas semanas después (6 a 8 semanas tras la formación de la ulcera) se produce un periodo secundario con síntomas generales (dolor de cabeza, febrícula, dolores óseos generalizados, erupción eritematosa en palmas de manos y plantas de pies) y una reacción inflamatoria de los ganglios inguinales. Después existe un periodo latente caracterizado por su escasa expresividad clínica. Unos años después (15 a 20 años tras el contagio inicial) puede volver a manifestarse con afectación de múltiples órganos (huesos y articulaciones, alteraciones cutáneas, corazón..). Si no se trata puede aparecer un cuarto periodo en el que existe afectación del cerebro y de la medula espinal.

Gonorrea:

Hasta el 60% de las mujeres se encuentran asintomáticas a pesar de ser portadoras de la bacteria. Los síntomas pueden ser inespecíficos con molestias al orinar y/o dolor durante las relaciones sexuales, o bien mostrar un exudado vaginal purulento.

En la mayoría de los hombres la infección es sintomática con molestias o escozor al orinar y la expulsión de una sustancia lechosa por la uretra.

Condiloma acuminado:

El periodo de incubación para la aparición de las lesiones es de 1 a 2 meses aunque puede ser mayor. Son pequeñas verrugas, de 2 a 3 mm de diámetro, localizadas en el área genital, tanto en genitales externos masculinos y femeninos y área perianal, como en canal vaginal. Las verrugas intravaginales adoptan una disposición de verrugas planas mientras que las verrugas externas tienden a confluir con una disposición verrucosa en coliflor, pudiendo llegar a adquirir un gran tamaño, el condiloma acuminado gigante, de hasta 3 cm de diámetro. Cuando se diagnostican verrugas externas, hasta en un 50% existen lesiones internas asociadas.

En las mujeres produce un aumento de las secreciones vaginales, picor vaginal y molestias durante las relaciones sexuales. En el hombre suelen ser asintomáticos.

Trichomoniasis:

El contagio se produce fundamentalmente en el periodo postmenstrual. La paciente refiere picor en la región vulvar y vaginal acompañado de una leucorrea (secreción vaginal) amarillenta-verdosa y espumosa. Con frecuencia existen síntomas urinarios asociados.

Candidiasis vaginal:

La pared de la vagina se encuentra enrojecida y suele existir una secreción vaginal blanca y grumosa.

Virus herpes genital:

Las lesiones en la mucosa genital aparecen una semana después del contacto sexual. Son múltiples vesículas localizadas tanto en genitales externos como internos que se ulceran posteriormente. Son muy dolorosas y no son frecuentes los síntomas generales (adenopatías, malestar general, fiebre, dolores musculares). Sobre las zonas ulceradas se forma una costra que se seca en un periodo de unas 2 a 3 semanas. En la fase de vesículas y ulceración, la infección es muy contagiosa, debiendo siempre investigar a la pareja sexual por lesiones similares. Las recidivas son frecuentes y menos dolorosas que el episodio inicial.

Subir al menú

Causas y frecuencia de la enfermedad:

Todas ellas aumentan su frecuencia en personas con múltiples parejas sexuales, los adictos a drogas por vía parenteral y sus parejas, los inmunodeprimidos, el embarazo, los antecedentes de ETS previas, los homosexuales, no utilizar métodos barrera anticonceptivos. La existencia de una enfermedad de transmisión sexual con lesiones ulceradas puede aumentar el riesgo de contagio por el virus HIV. Los pacientes VIH positivos con inmunodepresión empeoran los síntomas y el pronóstico de otras ETS con una peor respuesta a los tratamientos administrados.

Subir al menú

Diagnóstico:

Clamydia Trochomatis:

Para realizar el diagnóstico se debe de tomar una muestra de exudado vaginal o uretral. El método más definitivo es el cultivo de la Chlamydia trachomatis en medios de cultivo especiales. Sólo en poblaciones de alto riesgo para la infección por Chlamydia se recomienda el uso de pruebas serológicas.

Gonorrea:

Se deben de inspeccionar las mucosas como el recto/ano y la cavidad oral, además de la mucosa vaginal y la uretra masculina, ya que también pueden estar afectadas. Con frecuencia se asocian a otras ETS, por lo que se deben de descartar otras infecciones como sífilis, chlamydias, HIV.

Condiloma acuminado:

Su diagnóstico se realiza mediante una exploración adecuada de los genitales externos y una colposcopia de rutina en todas las mujeres en edad fértil para detectar lesiones cervicales. La sensibilidad de la exploración física del área genital aumenta con el uso de una solución de ácido acético al 3-5% en las lesiones visibles y en la zona perilesional. Esto nos permite visualizar áreas infectadas por el virus no sobreelevadas.

Trichomoniasis:

Estudio inmediato de la muestra de exudado vaginal. No precisa de técnicas especiales pudiendo visualizarse las Trichomonas con un sencillo microscopio.

Virus herpes genital:

El diagnóstico se realiza por los antecedentes de relaciones sexuales de riesgo, la visualización de las vesículas y de las ulceraciones y el cultivo de muestras de líquido del interior de las vesículas.

Subir al menú

Prevención:

El preservativo masculino es el único método eficaz que utilizado de forma correcta y regular se ha demostrado efectivo en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. El uso de espermicidas no se ha demostrado útil y la efectividad del preservativo femenino esta todavía en fase de estudio aunque parece prevenir la penetración del virus HIV.

Sífilis:

Es importante detectar la sífilis en una mujer embarazada para prevenir posibles secuelas en el feto. Hoy en día se realiza de manera rutinaria en toda mujer embarazada.

Subir al menú

Tratamiento:

Clamydia Trochomatis:

Fotografía de métodos anticonceptivosSu tratamiento requiere el uso de antibióticos que cubran tanto Clamydia Trochomatis como el gonococo ya que se asocian con gran frecuencia. Se debe de tratar a la pareja para evitar su transmisión y mejorar la eficacia del tratamiento.

Sífilis:

Su tratamiento requiere el uso de la penicilina, teniendo que tratarse ambos miembros de la pareja. Las lesiones existentes previas al inicio del tratamiento son irreversibles, pudiendo prevenirse secuelas posteriores en otras localizaciones.

Gonorrea:

Se deben de inspeccionar las mucosas como el recto/ano y la cavidad oral, además de la mucosa vaginal y la uretra masculina, ya que también pueden estar afectadas. Con frecuencia se asocian a otras ETS, por lo que se deben de descartar otras infecciones como sífilis, chlamydias, HIV..

Condiloma acuminado:

Su tratamiento dependerá de su tamaño y de su extensión (tratamiento tópico, criocirugía o cauterización) y con gran frecuencia recidivan.

Existen varios tratamientos para los condilomas dependiendo de su tamaño y de su localización:

  • Escisión quirúrgica local. Es útil cuando existen menos de cuatro lesiones y estas son menores a 10 mm. Se puede utilizar una cureta o un bisturí con anestesia local.
  • Electrocauterización sin anestesia local se emplea en lesiones muy pequeñas, de 2-3 mm, puede producir molestias posteriores en la zona si la exposición es mayor a dos segundos.
  • Láser de dióxido de carbono. Se reserva para aquellas verrugas resistentes a otros tratamientos y para lesiones muy queratinizadas y de gran tamaño.
  • Solución de podofilina al 25%; podofilox al 0,5%; Solución de ácido tricloroacético al 50-85%; Crema tópica de 5-fluorouracilo. Son distintas sustancias químicas de aplicación tópica sobre las lesiones una o varias veces a la semana hasta la desaparición completa de la lesión. Estos tratamientos están contraindicados en mujeres embarazadas.

Trichomoniasis:

El tratamiento de elección es el metronidazol durante una semana. La pareja sexual también debe de ser tratada.

Candidiasis vaginal:

El tratamiento requiere una higiene adecuada de la zona y el uso de fármacos antifúngicos por vía tópica en forma de tabletas o pomadas. Existen preparaciones en comprimidos, pero se reservan para aquellos casos resistentes al tratamiento tópico por sus efectos secundarios.

Virus herpes genital:

No existe un tratamiento curativo para la infección aunque se utilizan fármacos antivirales durante los episodios agudos para acelerar su cicatrización y disminuir los síntomas.

Subir al menú

Pronóstico:

Si no se trata, la infección puede producir en el hombre y en la mujer complicaciones como la esterilidad por inflamación del epidídimo y próstata y salpingitis (inflamación de las trompas de Falopio).

Condiloma acuminado:

En pacientes inmunodeprimidos y en mujeres embaraza son difíciles de erradicar siendo frecuentes las recidivas a pesar de un tratamiento eficaz.

Algunos tipos de papiloma virus se han relacionado con un aumento en la presencia de carcinoma de cervix uterino en sus estadios iniciales (displasias cervicales CIN).

Virus herpes genital:

En las mujeres su aparición se ha asociado a un mayor riesgo de padecer un carcinoma cervical.

Subir al menú

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE