Viviendo con Ostomizados 

Introducción

A lo largo de la vida, la autoestima traducida en autocuidado (hábitos dietéticos, higiénicos, estéticos) se ha desarrollado con mayor o menor eficacia. Este proceso se puede ver interrumpido ante la vivencia de un proceso quirúrgico como es la ostomía, manifestándose en ansiedad por la pérdida de control, pudiendo llevar al paciente a un estado depresivo que bloqueará el desarrollo posterior y se puede traducir en la no aceptación del estoma, en agresividad y en retraimiento de sus relaciones interpersonales.

Cuando hablamos de una persona ostomizada no nos referimos a un paciente quirúrgico sin más. Se trata de individuos sometidos a una intervención quirúrgica muy importante, mutiladora y cambiante de su esquema corporal. Estas intervenciones pueden devolver la salud física, pero provocan numerosos problemas psicológicos por el cambio de imagen, lo que es un problema para el mantenimiento de su identidad personal.

Subir al menú

Relaciones íntimas

Imagen de una parejaLas personas ostomizadas pueden realizar cualquier actividad que deseen, y esto incluye su vida social. Si una persona desea tener un compañero, mantener una relación seria o participación sexual activa, estar preocupado por cómo aceptará la otra persona que esté ostomizado, es normal. Pero piense que, en la mayoría de las ocasiones, nuestra preocupación por la imagen corporal que damos no se corresponde con la que tiene de nosotros nuestra pareja.

Su pareja debe estar debidamente informada, pues la bolsa se hará evidente en muchos momentos de intimidad. Debe estar informado anticipadamente, ser abierto y honesto es sumamente importante para el éxito de cualquier unión. No espere hasta que el descubrimiento sea evidente. Además, la reacción ante la información, le indicará cómo puede ser la relación en un futuro.

Cuando explique su operación, hágalo de manera clara y con confianza; comience con una explicación sencilla, no es necesario ser demasiado detallado y técnico, recalque que este tipo de cirugía era necesaria y que no interfiere en sus actividades diarias y tener una vida totalmente satisfactoria y plena.

También piense que el rechazo existe, pero no sólo por el hecho de la osteomía, sino en la vida en general. No es lícito "culpar" a la osteomía del rechazo.

Higiene

Antes de mantener unas relaciones íntimas se debe controlar la higiene personal, aunque una buena higiene personal debe mantenerse siempre.

La bolsa debe estar perfectamente limpia y sujeta con seguridad; debe estar libre de olor y preferiblemente que sea opaca y si es transparente utilice una cubierta. A menos que el sexo sea totalmente espontáneo, la bolsa se debe vaciar previamente.

La bolsa se puede cubrir, si lo desea, con un camisón y en el hombre hay una especie de faja que esconde la bolsa. Hay muchos productos disponibles que puede utilizar si se encuentra más cómodo.

La osteomía, evidentemente, también se da en el colectivo homosexual, en donde se dan las mismas preocupaciones, temores y ansiedades. Aplique los mismos principios para hacer frente al rechazo y a la preparación al sexo. Como el cierre del ano puede presentar un problema sexual en las personas que se han sometido a una Ileostomía o a una Colostomía, es necesario cambiar las actitudes sexuales; háblelo con su pareja, pues la comunicación siempre será el principal camino para que una relación tenga éxito.

Varón

Excepto por tener que tener un buen control de su ostomía, las relaciones íntimas requieren exactamente lo mismo que en cualquier persona.

De todas formas, muchos ostomizados varones tienen problemas con el sexo por problemas psicológicos. Es difícil diferenciar en muchas ocasiones los problemas psicológicos de los físicos. En el periodo postoperatorio inmediato se pueden dar las siguientes preocupaciones:

  • Ansiedad o miedo sobre la capacidad de realizar el acto sexual, la atracción hacia su cuerpo que ha cambiado, la posibilidad de mal olor y la seguridad de la bolsa de evacuación.
  • Falta de fuerzas para realizar la cópula.
  • Depresión posquirúrgica que se da con relativa frecuencia.
  • Problemas por la medicación.

Es importante que la persona ostomizada y su pareja sean conscientes que es normal un periodo de impotencia sexual, pero es temporal y debido, normalmente, a las razones expuestas. Esto no significa que la pareja debe evitar hacer el amor. El sexo no es sólo erecciones y orgasmo. La intimidad, el juego o las caricias, puede ser encantador.

Una persona que coopera es la que toma a su pareja ostomizada con calor, dulzura y paciencia. Realizar las actividades que a ambos provoca disfrute puede requerir cambiar los patrones de conducta que existían anteriormente. Cualquier cambio debe ser agradable y aceptado por los dos integrantes de la pareja.

La presencia de una bolsa en el abdomen supone un cambio en su anatomía y puede provocar timidez y plantear una barrera psicológica en las relaciones sexuales. Tiene que haber comunicación entre la pareja y que ella sea consciente que no le dolerá, que se comporte con naturalidad. De todas maneras, si su pareja tiene la preocupación por estropear la bolsa, no se debe interpretar como rechazo. También el ostomizado se debe relajar y dejar de lado las preocupaciones. Esto puede ser difícil la primera vez, pero los posteriores encuentros serán más fáciles. La comunicación entre la pareja es la lave para encontrar todas las soluciones.

Problemas orgánicos postoperatorios.

La naturaleza y el grado de ostomía puede causar, en algunos casos, debilidad sexual de origen orgánico. Puede ser debido a la localización de la próstata y los nervios que la rodean en el caso de una urostomía. Cuando se quita el recto en una Ileostomía o en una Colostomía  se pueden dañar los nervios que estimulan los órganos genitales.

Se puede dar:

  • Impotencia: incapacidad de alcanzar o mantener una erección.
  • Disfunción orgásmica: incapacidad de tener un orgasmo o disminución de la calidad o intensidad del orgasmo.
  • Incompetencia eyaculatoria.
  • Esterilidad: incapacidad de producir esperma.

Los profesionales médicos deben tratar cualquier dificultad sexual, primero con el cirujano y/o con la enfermera que le atiende. La remisión se puede conseguir mediante tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas.

Mujer

Después de la cirugía, durante el periodo de recuperación y mientras aprende a manejar su ostomía, puede que no experimente ninguna sensación sexual durante días, semanas o incluso meses. Por otra parte, puede comenzar a tener sensaciones sexuales estando todavía en el hospital. Debe hacer saber a su pareja lo que puede esperar de usted sobre sexo e intimidad.

Las mujeres mientras se recuperan de la osteomía, se preocupan de muchas cosas; cómo la mirarán, si todavía resultan atractivas, si habrá dolor, cómo manejar la bolsa antes, durante y después de realizar el amor. Recuerde que su atractivo no depende de una parte de su cuerpo.

Si la ha quitado el recto, la posición y la estructura de su vagina pueden haber cambiado, por lo que para algunas mujeres puede ser incómodo e incluso doloroso. El dolor bloquea unas buenas relaciones sexuales; el área rectal y genital es una zona muy rica en vasos sanguíneos y nervios, una zona especialmente sensible, especialmente si ha habido contusión e inflamación. Toma su tiempo la curación. La mayoría de las mujeres que han experimentado una cópula dolorosa después de la intervención, dicen que el dolor disminuye con el tiempo, por recuperación de los niveles hormonales o por la utilización de lubricantes, etc.

Una relación íntima es aquella en la que lo importante es lo bien que se encuentren los dos, el grado de compenetración que exista, la confianza, el cariño y la comprensión, y pensar siempre que las sensaciones de su pareja son verdaderas y no deben ser negadas.  

Factores que pueden influir

  • Deseo: usted puede experimentar poco o ningún deseo hacia el sexo. Un cambio en la imagen corporal y una disminución de la autoestima interfieren en las relaciones de pareja. La fatiga, la depresión, la ansiedad o la cólera, pueden interferir en el deseo.
  • Pérdida y pena: la cirugía supone un cambio importante en su cuerpo; aunque la cirugía haya supuesto curar una enfermedad que ponía en peligro su vida, también supone la pérdida de una función natural del cuerpo. Frecuentemente, la pérdida se experimenta como cólera o miedo.
  • Imagen corporal: la imagen corporal es la manea como nos vemos en el espejo y gustarnos lo que vemos. Aunque el cambio le parezca tan grande a usted, la mayoría de los demás no ven la ostomía como un cambio importante en la persona que aman.
  • Medicaciones: las drogas tomadas durante la enfermedad y la cirugía pueden afectar el comportamiento sexual. Cada persona reacciona de una manera a la medicación.
  • Procedimientos quirúrgicos: si se ha extirpado el recto, puede haber sensaciones diferentes durante la cópula. En algunas mujeres hay cambio en el ángulo de la vagina y el orgasmo ser más difícil de conseguir. Si se ha recibido radioterapia, puede haber sequedad vaginal.

Comunicación

Compartir información puede no ser fácil, pero si usted está con alguien con el que desea compartir una relación sexual, entonces debe decidir cuando y qué cantidad de información desea compartir sobre su operación. Muchas parejas de un ostomizado pueden tener sensaciones de cólera y resentimiento hacia su compañero enfermo. Estas sensaciones son normales y hasta que se han expresado y se han resuelto, los dos pueden sentirse culpables. No hay nada más frustrante y doloroso que tratar con un pareja que rechace hablar de temas tan importantes en una relación como son el sexo, los enfados, el rechazo o, incluso de la propia ostomía.

Cualquier dificultad sexual se debe tratar con los profesionales médicos, primero con su cirujano y después con su ginecólogo.

Subir al menú

Embarazo

Imagen de una pareja, ella embarazadaLa ostomía no representa ningún problema para poder concebir un niño totalmente sano. El único inconveniente puede ser el cambio en el tamaño y contorno del estoma debido al aumento del diámetro abdominal, pero se puede acomodar fácilmente.

El parto por vía vaginal es posible, pero en muchas ocasiones se opta por realizar una cesárea. Es importante que su ginecólogo consulte con el cirujano que le practicó la osteomía para decidir que opción tomar.

Subir al menú

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE