Lupus 

Descripción

El Lupus es una enfermedad inflamatoria crónica autoinmune que se caracteriza por las manifestaciones clínicas que afectan fundamentalmente a la piel, las articulaciones, sistema nervioso y a los riñones.

El sistema inmunológico normalmente produce unas proteínas llamadas anticuerpos para protegernos contra los virus, bacterias y otros cuerpos extraños, que se llaman antígenos. En las llamadas enfermedades autoinmunes, como en el caso del Lupus, el sistema inmune pierde la capacidad de diferenciar entre las sustancias extrañas, los antígenos y las propias, por lo que dirige los anticuerpos contra sus propias células y tejidos: los autoanticuepos, formándose unos complejos inmunes que se acumulan en los tejidos produciendo inflamación, lesión y dolor.

Para la mayoría de las personas es una enfermedad leve que afecta sólo a algún órgano, pero para otros puede ser discapacitante y suponer un auténtico peligro para su vida.

Se distinguen tres formas:

Lupus discoide o cutáneo

Se identifica por una erupción que puede aparecer en la cara, cuello y cuero cabelludo y no suelen afectarse los órganos internos. Aproximadamente, en un 10% de las casos puede derivar en sistémico (afectación interna), situación que no puede ser prevista ni prevenida. Se cree que en estos casos el Lupus ya era sistémico y la erupción era el síntoma principal.

Lupus sistémico

Puede afectar cualquier parte del cuerpo, con periodos de remisión y periodos de actividad, con afectación de unos órganos en unas personas y otros en otras; es muy variable.

Lupus inducido por medicamentos

Se da como consecuencia del uso de determinados medicamentos. El lupus eritematoso inducido por medicamentos se presenta como resultado de una reacción de hipersensibilidad a un medicamento, en el cual el medicamento puede reaccionar con los materiales de la célula para formar anticuerpos antinucleares. Los medicamentos que causan este tipo de reacción en algunas personas son procainamida, isoniazida, clorpromazina, penicilamina, sulfasalazina, hidralazina, metildopa y fenitoina. No siempre que se toman estos medicamentos se va provocar Lupus. El Lupus medicamentoso representa sólo el  4%.  En el lupus eritematoso inducido por medicamentos se pueden presentar características de artritis, síntomas sistémicos y síntomas cardíacos y pulmonares.

Subir al menú

Causas

La causa es desconocida, pero se ha visto que hay factores implicados genéticos y ambientales. Se considera que para que se produzca la enfermedad tiene que existir una base genética sobre la que influyen unos factores ambientales:

  • Infecciones.
  • Antibióticos (sobre todo del grupo de sulfonamidas y penicilinas).
  • Luz ultravioleta.
  • Ciertas drogas.
  • Hormonas

Solamente en un 10% de las casos se ha visto antecedentes familiares de la enfermedad.

Se desconoce la causa de porqué se da con mucha mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres, aunque sí está claro que los estrógenos juegan un papel importante.

Subir al menú

Epidemiología

Suele observarse en mujeres entre los 15 y 50 años, si bien es posible también su diagnóstico en hombres y en edades extremas. La proporción entre hombre/mujer es de 1/9. La incidencia del lupus eritematoso inducido por medicamentos es igual en hombres y mujeres.

La incidencia es 1-10/100.000 habitantes/año y la prevalencia estimada es de 15-50 por 100.000 habitantes. La estimación de la prevalencia de LES en la población española adulta es de 91 casos por 100.000 habitantes.

La prevalencia es el número de casos existentes incluyendo los casos preexistentes y los casos nuevos. La incidencia se refiere a los casos nuevos por número de habitantes y año.

Subir al menú

Síntomas

Aunque los síntomas son muy variables, los siguientes son los más frecuentes:

SíntomasFrecuencia
Dolor articular95%
Fiebre por encima de 38ºC90%
Artritis (inflamación articular)90%
Fatiga81%
Erupciones en la piel74%
Anemia71%
Afectación del riñón50%
Dolor en el pecho al respirar45%
Erupción en forma de mariposa en las mejillas y nariz42%
Sensibilidad al sol (fotosensibilidad)30%
Pérdida de pelo27%
Problemas de coagulación20%
Fenómeno de Raynaud17%
Mialgia (dolor muscular)15%
Úlceras en la boca12%

Artralgia, artritis

El dolor es una manifestación muy frecuente, pero la artritis se da en un 40% de las ocasiones, siendo las articulaciones más frecuentes las de los dedos, muñecas, rodillas, tobillos, codos y los hombros. No se afecta la espina dorsal ni el cuello. No se produce destrucción como en la artritis reumatoide.

Dolor muscular (mialgia)

Sobre todo en los músculos del brazo y la pierna y se asocia con debilidad. También se puede dar debilidad de las manos, muñecas, tobillos y pies por el daño que se puede producir en el nervio por la inflamación. El tratamiento debe ser con esteroides, ya que la inflamación del músculo puede provocar debilidad permanente y atrofia.

Fatiga

Es una sensación de agotamiento extremo, a menudo con debilidad muscular y dificultad para realizar las tareas cotidianas, que se da con mucha frecuencia en el Lupus.

A cada persona le afecta de una manera, puede sentir que sólo quiere dormir, se puede acompañar de dolor, irritabilidad o imposibilidad para concentrarse.
La causa se desconoce, pero algunos investigadores creen que es debido a una sustancia que produce el cuerpo, llamada citoquinas, pero no se sabe cómo actúan estas citoquinas para originar fatiga ni porqué responde el cuerpo con fatiga. Por otro lado, cuando se trata el Lupus y sus anticuerpos son normales y la enfermedad está en remisión, la fatiga puede persistir. La fatiga, además, puede verse exacerbada por la depresión que puede acompañar a la enfermedad.

No existen tratamientos médicos específicos para combatir la fatiga, sin embargo hay algunos medicamentos en desarrollo que parecen tener éxito, basados en las hormonas masculinas. De todas maneras, sin conocer la causa exacta de la enfermedad es difícil encontrar un tratamiento totalmente eficaz.

Erupciones en la piel

Se produce una erupción clásica en forma de mariposa que se extiende por las mejillas y el puente de la nariz.

Fiebre

Cualquier proceso inflamatorio se asocia frecuentemente con temperatura elevada y a menudo es una manifestación precoz del Lupus. Se puede producir por una infección, como consecuencia de una complicación del Lupus, de la zona urinaria o de las vías respiratorias, por inflamación de un órgano como el corazón o los pulmones.

Con el Lupus se tiene más riesgo de infecciones, lo que se acentúa en el caso de estar tomando sustancias inmunosupresoras. Esté pendiente de una subida de la temperatura por poder ser un signo de infección o de una exacerbación de la enfermedad.

Afección renal

Cerca de la tercera parte de las personas con Lupus tienen problemas de riñón, una Glomerulonefritis. Hay pocas señales de la complicación, sólo inflamación de los pies y de los párpados.

El dolor en el abdomen o durante la micción no son síntomas de afectación renal, pero sí de infección urinaria. Si se encuentran proteínas en la orina de manera esporádica, es probable que la afección sea leve y no requiera tratamiento. Si se encuentra presente en más ocasiones es necesario hacer más pruebas:

  • Análisis de orina para descubrir la presencia de proteínas o células.
  • Análisis de sangre: urea nitrogenada y creatinina.
  • Biopsia del riñón.

Hay que tener en consideración muchos factores antes de decidir un tratamiento, que puede ir desde el uso de diuréticos al trasplante renal.

Afectación del hígado

El hígado puede verse afectado por el Lupus en sí o por la medicación recibida. Las pruebas de función hepática están alteradas en el 30-60% de los pacientes. También los antiinflamatorios no esteroideos pueden provocar una elevación de las enzimas hepáticas.

Si se produce una hepatitis por Lupus o hepatitis autoinmune se puede tratar médicamente, aunque puede ser necesario un trasplante de hígado.

Síntomas y signos de exacerbación de la enfermedad

  • Fatiga.
  • Fiebre.
  • Erupción.
    • En las mejillas
    • Yemas de los dedos, áreas alrededor de las uñas o en plantas de los pies
    • Vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos pequeños) que pueden producir úlceras pequeñas.
  • Pérdida de pelo.
  • Fotosensibilidad.
  • Úlceras en la boca o en la nariz.
  • Dolor generalizado.
  • Inflamación muscular.
  • Nódulos pequeños en los tendones, sobre todo alrededor del codo o en los tobillos.
  • Ganglios inflamados.
  • Recuento bajo de plaquetas y/o de linfocitos.
  • Tensión arterial elevada.
  • Irregularidades en la menstruación.
  • Dolor de garganta, de espalda o de cabeza.

Subir al menú

Diagnóstico

Muchos de los síntomas son comunes a otras enfermedades, por lo que el diagnóstico es, en ocasiones, difícil. Hay que realizar un historial médico cuidadoso, junto con las pruebas de laboratorio rutinarias y algunas pruebas especiales en caso de sospecha. Las pruebas especiales no determinan con total seguridad el diagnóstico de la enfermedad. La Universidad Americana de Reumatología publicó una relación de 11 síntomas que distinguen al Lupus de otras enfermedades. Para considerar el diagnóstico de Lupus se tiene que dar al menos cuatro de los siguientes síntomas o datos:

  • Erupción en las mejillas con aspecto de "alas de mariposa".
  • Erupción cutánea en las áreas expuestas al sol.
  • Fotosensibilidad.
  • Úlceras en el paladar y en las fosas nasales.
  • Artritis de una o más articulaciones, sin dañar la masa ósea.
  • Inflamación de órganos internos como riñón (nefritis), pleura (pleuritis) o pericardio (pericarditis).
  • Presencia importante de proteínas en la orina.
  • Afectación del sistema nervioso, con convulsiones, alteraciones mentales o accidentes cerebrovasculares.
  • Anemia: Anemia hemolítica (en la cual las células rojas son destruidas por anticuerpos), Leucopenia (conteo leucocitario bajo o disminución de las células blancas), Trombocitopenia (o conteo bajo de las plaquetas).
  • El anticuerpo anti-DNA: esta prueba determina si el paciente tiene anticuerpos contra el ácido desoxirribonucleico (DNA), el material genético de la célula.
  • Presencia de unos anticuerpos, los antinucleares, que no se encuentran normalmente en la personas sanas. Un resultado positivo de esta prueba denominada FAN ocurre en más del noventa por ciento de los pacientes con Lupus, pero también ocurre en otras enfermedades y lo que es más. ocurre en el cinco al diez por ciento de la población normal. Cabe mencionar que existe un aumento en el resultado positivo en individuos normales de edad avanzada.

Cuando una persona tiene profusión de síntomas y las pruebas especiales dan positivas, el diagnóstico no tiene dificultad, pero no es lo habitual; es una enfermedad tan cambiante que las pruebas pueden ser positivas en un momento y negativas en otro, los síntomas pueden ser muy vagos, etc. El paciente puede ayudar en el diagnóstico siendo abierto y honesto.

Subir al menú

Pronóstico

La idea de que el Lupus es una enfermedad fatal en la mayoría de los casos, hay que desterrarla. Aunque es cierto que todavía no existe un tratamiento específico y algunas personas pueden fallecer, lo normal es que tenga una esperanza de vida normal siempre que siga las recomendaciones de su médico.

Aunque algunas personas necesitan hospitalización en periodos de empeoramiento, la mayoría no. Nuevas investigaciones están en marcha y se llegará a un tratamiento totalmente eficaz; se ha avanzado más en los últimos diez años que en los cien anteriores.

Subir al menú

Tratamiento

Medidas generales

  • Tómese la temperatura al menos una vez al día y determine cuál es la temperatura normal en usted. Avise a su médico si hay variaciones.
  • Practique una buena higiene personal.
  • Evite las muchedumbres.

Para la mayoría de las personas el tratamiento se muestra eficaz para reducir al mínimo los síntomas, la inflamación y mantener las funciones corporales dentro de la normalidad.

Recomendaciones generales:

  • Las personas con fotosensibilidad deben evitar exponerse al sol.
  • Practicar ejercicio con regularidad para vencer la fatiga y la debilidad.
  • Es conveniente acudir a los centros de ayuda, hablar con la familia, amigos y con su médico
  • Eliminar los hábitos nocivos como el tabaco, alcohol, etc.

Como la enfermedad se manifiesta de manera diferente en cada persona, el tratamiento también será diferente e individualizado, pero en líneas generales consiste en:

Antiinflamatorios

Se utilizan los AINES (antiinflamatorios no esteroideos), que es un grupo de medicamentos muy amplio que va desde la aspirina hasta los de nueva generación, los llamados COX-2. Estos medicamentos se utilizan para reducir el dolor y la inflamación en diversas enfermedades musculares y articulares. Tener en cuenta que como efecto secundario puede producir trastornos gastrointestinales, que van desde erosión a úlcera gástrica con hemorragia digestiva.

Paracetamol

Produce menos lesión en el estómago que la aspirina y otros AINES pero también es menos eficaz.

Corticoesteroides

Son hormonas con características antiinflamatorias e inmunoreguladoras, producidas normalmente en pequeñas cantidades por nuestro organismo. Los corticoesteroides sintéticos se utilizan para reducir la inflamación y suprimir la actividad del sistema inmune; el más utilizado es la Prednisona.

Es fundamental regular muy bien la dosis, para evitar la gran cantidad de efectos secundarios que tienen y optimizar los beneficios. Los efectos secundarios más comunes son:

  • Aumento de peso.
  • Cara redonda.
  • Acné.
  • Osteoporosis.
  • Aumento de la tensión arterial.
  • Aumenta el riesgo de infecciones.
  • Aumenta el riesgo de úlceras de estómago.
  • Aumento del apetito.

Antimaláricos

La cloroquina y la hidroxicloroquina, medicamentos contra la Malaria, se utilizan habitualmente para el tratamiento del Lupus de una manera satisfactoria. Los efectos secundarios más habituales, aunque raros, son:

  • Erupciones.
  • Diarrea.
  • Problemas oculares: conviene una revisión antes de comenzar el tratamiento y después cada seis meses

Drogas inmunomoduladoras

La Azatioprima y la Ciclofosfamida se encuadran dentro de unos medicamentos llamados citotóxicos o inmunosupresivos y actúan de manera similar a los corticosteroides, suprimiendo la inflamación y la respuesta inmunológica. Los efectos secundarios más frecuentes son:

  • Anemia.
  • Descenso de los glóbulos blancos con riesgo de infección.
  • Pueden predisponer a padecer cáncer.

Otros medicamentos como el Metotrexate y la Ciclosporina son usados para controlar los síntomas del Lupus, pero se sigue estudiando su utilización en esta enfermedad.

Anticoagulantes

Se utilizan para evitar la coagulación de la sangre. Se utiliza desde la aspirina que a dosis bajas produce una disminución de la agregación plaquetaria hasta la heparina, que requiere una supervisión cuidadosa.

Las personas con Lupus tienen que conocer bien su enfermedad y reconocer pronto cualquier cambio en los síntomas para que su médico tome las medidas oportunas de cambio de medicación, dosis, etc.

Otras terapias

Como la enfermedad predomina en las mujeres, desde hace tiempo se ha planteado el papel que las hormonas femeninas, los estrógenos, pueden jugar en el desencadenamiento o agravamiento de la enfermedad, por lo que se ha investigado el bloqueo de la actividad estrogénica de diferentes formas.

Andrógenos

La dihidroepiandrosterona (DHEA) es un agente androgénico que por un lado neutraliza la actividad estrogénica y además ejerce alguna acción sobre el sistema inmunológico. En los estudios realizados se ha observado cierta mejoría en los síntomas articulares y en la fatiga crónica, pero no se modifican los parámetros anormales de laboratorio ni permite disminuir la dosis de corticosteroides. Hay estudios multicéntricos en marcha sobre el papel de la DHEA que finalizarán en el año 2002.

Danazol

Es también un esteroide androgénico que ha demostrado utilidad para el tratamiento del descenso de las plaquetas (fundamentales en la coagulación de la sangre) y algunos casos de anemia. También tiene un efecto positivo en el control de las manifestaciones articulares y en las erupciones cutáneas, pero puede provocar signos de virilización.

Bromocriptina

La prolactina es una hormona de la hipófisis que está relacionada con las enfermedades autoinmunes y la producción de autoanticuerpos. La Bromocriptina es un fármaco que se utiliza en la enfermedad de Parkinson y desciende los niveles de prolactina. En ocasiones se utiliza en caso de Lupus leve que no responde a tratamientos conservadores o en personas que necesitan dosis elevadas de corticosteroides.

Tamoxifen

El Tamoxifen es un medicamento que bloquea la actividad estrogénica muy utilizado en el tratamiento del cáncer de mama se ha probado también en el tratamiento del Lupus. La experiencia por ahora es limitada.

Subir al menú

Medidas preventivas

La enfermedad en sí no tiene prevención. Para evitar las reagudizaciones, evite el sol.

Se debe estar atento cuando se tomen medicamentos que se sabe que causan esta reacción. En caso de que comiencen a aparecer los síntomas, se debe consultar al médico sobre la posibilidad de cambiar el medicamento.

Es muy importante saber que los pacientes con lupus tienen que hacer prevención de endocarditis, no sólo los que tienen afectación vascular conocida, sino también con válvulas sanas, debido a la alta posibilidad de que se afecten las válvulas durante la enfermedad (sobre todo los pacientes con anticuerpos antifosfolípidos). Es por esto que se tiene que hacer profilaxis antibiótica en caso de manipulaciones dentarias como extracciones, o antes de exploraciones médicas como colonoscopias, etc.

Subir al menú

Medicina alternativa

La medicina complementaria o alternativa comprende una serie de prácticas médicas que por motivos culturales, sociales, económicas o científicas no han sido adoptadas por la medicina tradicional o alopática.

La medicina alternativa nos sirve para explorar nuevas fuentes de tratamientos y nuevas perspectivas sobre la salud y la enfermedad.

Generalidades

  • Discuta con su médico los riesgos y ventajas de las terapias. Nunca cambie o añada productos nuevos al tratamiento puesto por su médico sin consultarlo antes con él.
  • Natural no es sinónimo de seguro; las sustancias naturales pueden contener productos químicos nocivos. Para las personas que toman muchos medicamentos (polimedicadas), el riesgo es mucho mayor, ya que pueden haber interacciones.
  • La medicación convencional tiene que pasar por una serie de pruebas muy rigurosas para conseguir la aprobación para consumo humano. La medicina alternativa no pasa por estos controles y en algunas ocasiones se ha visto que contienen sustancias potencialmente peligrosas.
  • La desesperación le puede llevar a tomar sustancias que en condiciones normales nunca tomaría porque pueden ser peligrosas.
  • Recuerde que no hay soluciones mágicas para tratar la enfermedad. Consulte siempre con su médico.
  • Algunas hierbas están contraindicadas si está tomando determinados medicamentos.

 Aromaterapia

La aromaterapia consiste en la aplicación de aceites esenciales, fragancias naturales de plantas para aumentar el bienestar. Son una mezcla de productos químicos extraídos de árboles como el sándalo, de frutas como la naranja y el limón, de flores y hierbas. Se han elaborado más de 150 tipos de aceites esenciales para su utilización en aromaterapia.

Recuerde que la aromaterapia no es un tratamiento curativo de la enfermedad, sólo puede ayudar a reducir la tensión, sobrellevar mejor el dolor, etc.

Masaje

Mediante el masaje se realza la fragancia y se asegura que los aceites sean absorbidos por la piel. Nunca aplicarlos sobre un área inflamada o hinchada. Diluya el aceite esencial en un aceite vegetal como puede ser el aceite de almendra o aceite de girasol, en una proporción de 1 a 3 gotas de aceite esencial por 5 ml de vegetal.

Baños

Los aceites esenciales no son solubles en el agua, pero se puede agregar al agua caliente del baño 5-6 gotas y ayuda a que se absorban por la piel.

Inhalaciones

Agregue 4-5 gotas de aceite esencial en un tazón con agua hirviendo y tapándose con una toalla haga inhalaciones de vapor. Puede ser útil para los problemas de garganta, respiratorios y los dolores de cabeza. Este método no es conveniente que lo realicen los asmáticos.

Compresas

Útiles para mitigar el dolor y la inflamación. Utilice compresas calientes para el dolor muscular y el reumático y las compresas frías para los dolores de cabeza. Agregue 4-5 gotas en un tazón de agua caliente o fría, empape un paño de algodón y aplíqueselo en la zona afectada.

CondiciónAceite esencialConsideraciones
ArtritisCedro, Camomila, Cilantro, Ciprés, Eucalipto, Baya de Enebro, lavanda, Mejorana, TomilloEn baño caliente y  compresas. No dar masajes en  articulaciones inflamadas
Dolores
musculares
Pimienta negra, Camomila, Cilantro, Ciprés, Eucalipto, Pomelo, Lavanda, Limón, Mejorana, PinoEn baño caliente y compresas. No dar masajes en
articulaciones inflamadas.
Dolor de
cabeza
Camomila, Salvia, Eucalipto, Lavanda,  Aceite De Limón, Mejorana, Hierbabuena, Romero.Masajes e inhalaciones de vapor
Problemas
de
circulación
Pimienta negra, Cilantro, Ciprés, Ajo,  Eucalipto, Geranio, Lavanda,  Aceite de Limón, Mejorana, Naranjo, Pino, Romero. Baño de agua caliente y masaje de pies y manos.
Úlceras en
la boca
Ciprés, Mirra, Árbol del téEnjuague con 1 gota de aceite en una taza de agua caliente.
DepresiónAlbahaca, Esencia de Cítricos, Cedro, Lavanda, Naranjo, Sándalo Baño, masaje, vaporizaciones
InsomnioCamomila, Lavanda, Mejorana, Melisa,  Naranjo, Rosa de Otto, Sándalo, Vetiveria, Ylang Ylang.Baño caliente, masaje en la nuca,  vaporización, en la almohada
JaquecaAngélica, Camomila, Cilantro, Cedro, Lavanda, Mejorana, Melisa, HierbabuenaMasaje especialmente de la cabeza, cuello y hombros.
Hipertensión
arterial
Cedro, Lavanda, Limón, Mejorana, Melisa, Ylang YlangBaño caliente, masaje, vaporización
FatigaAngélica, Albahaca, Cedro, Eucalipto, Geranio, Pomelo, Limón,
Hierbabuena, Romero
Vaporización, inhalaciones, masaje, baño de agua caliente.

Aceites potencialmente peligrosos

  • Pieles sensibles: aceite de limón, albahaca, hinojo, pino.
  • Dermatitis: jengibre, pino, geranio, jazmín, Ylang Ylang.
  • Hipertensión arterial: romero, tomillo, hisopo. Consulte siempre con su médico si va a utilizar cualquier aceite.
  • Epilepsia: cedro, hinojo, hisopo, romero.
  • Embarazo: ningún aceite durante los tres primeros meses. Después pueden ser perjudiciales: hinojo, hisopo, cedro, anís, albahaca, clavo, tomillo, alcanfor, enebro, perejil, nuez moscada, salvia, mejorana, lavanda.
  • Aceites fotosensibles: no utilizar sobre la piel la bergamota o el citrus bergamia. Otros aceites fotosensibles son la angélica, pomelo, limón, mandarina y naranja.

Homeopatía

La homeopatía es una alternativa natural a la medicina convencional utilizada con éxito en determinadas enfermedades.

La homeopatía más que tratar la enfermedad trata a la persona como tal. El padre de la homeopatía, Samuel Hahnemann, reclutó voluntarios sanos a los que administraba diferentes sustancias. La primera observación que hizo fue que los síntomas de una enfermedad eran idénticos a los síntomas experimentados por un individuo sano que había tomado una sustancia que podría tratar esa enfermedad.

La segunda observación surge de su deseo de reducir al mínimo los efectos dañinos de los medicamentos que los médicos utilizaban. Diluía y agitaba cada medicina para reducir su potencial de hacer daño. Lo sorprendente fue que cuanto más diluía y agitaba una preparación, mayor era su potencial curativo y era inofensiva. La polémica reside aquí, pues parece inverosímil que una sustancia sea más eficaz cuanto más diluida se encuentra. Las investigaciones actuales se centran en la capacidad del agua para conservar las propiedades de las sustancias que han sido diluidas en ella.

La homeopatía se puede utilizar para tratar muchas condiciones, como en el asma, eczema, síndrome premenstrual. Consulte con un médico homeopático con experiencia para poder recibir los mejores tratamientos de los dos conceptos de terapia.

Los remedios homeopáticos son muy delicados y se deben proteger de la luz y de la humedad, se deben tomar una hora después como mínimo de comer o beber. Las mujeres embarazadas deben tener precaución.

Consulte siempre con su médico convencional cualquier tratamiento que siga y procure que el homeópata sea médico.

Hierbas

Los remedios herbarios se extraen de las flores, raíces, bayas, semillas y hojas de varias plantas. Las hierbas contienen vitaminas, minerales, carbohidratos y numerosos productos químicos como los taninos, compuestos fenólicos, cumarinas y alcaloides. Se utilizan para restaurar y mantener la salud. Los herboristas creen que todos tenemos una fuerza vital para mantener nuestra salud y que se puede debilitar por la tensión, las dietas pobres o circunstancias ambientales. Los síntomas de la enfermedad es una demostración de que la fuerza vital está intentando mantener una armonía y vencer a la enfermedad. Los remedios herbarios no se prescriben para suprimir los síntomas, pero puede ayudar al sistema afectado a luchar contra la enfermedad, a prevenir recaídas y apoyar al sistema inmune a mantener un equilibrio sano.

Recomendaciones

  • No tome dosis mayores ni por más tiempo del necesario.
  • Evite utilizar hierbas que no conoce.
  • Consulte siempre con un herborista médico.
  • Si toma medicinas herbarias junto con medicinas tradicionales, consúltelo con su médico.
  • En algunas preparaciones herbarias se han encontrado esteroides u otras drogas farmacéuticas, por lo que puede que no sean seguras.

Contraindicaciones

  • Camomila: contiene cumarina que actúa sobre la coagulación sanguínea, por lo que si está tomando anticoagulantes del tipo de la warfarina, pida consejo a su médico.
  • Echinacea: puede ser tóxico para el hígado si se utiliza durante más de 8 semanas; si toma medicamentos que de por sí perjudican al hígado, como los esteroides, amiodarona, metotrexate o ketoconazol no tome echinacea. Sí lo puede tomar si se administran inmunosupresores porque puede estimular el sistema inmune.
  • Chrysanthemum Parthenium (nombre común: Altamisa o Santa María): no debe tomarse junto a antiinflamatorios no esteroideos (AINES) ni con warfarina.
  • Ginkgo: no con AINES ni con warfarina ni con medicamentos anticonvulsionantes utilizados en la epilepsia.
  • Ginseng.
  • Karela: no en diabéticos.
  • Kava: no con tranquilizantes tipo alprazolan.

Subir al menú

Qué es Discapnet

2009 - Technosite | Fundación ONCE